SEGUINOS

NACIONALES

Según Came, la participación del productor en los precios es de sólo un 22,8 %

image_pdfimage_print

El índice IPOD de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa -cuyo titular es el misionero Gerardo Díaz Beltrán-, que mide las diferencias promedio entre el valor de origen y góndola para 25 alimentos agropecuarios, subió a 4,84 veces (+1,9%) en abril. Estuvo impulsado por las mayores brechas en pimiento, arroz, papa, lechuga y acelga.

-La distorsión de precios entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor por los alimentos agropecuarios subió 1,9% en abril, alcanzando un valor promedio de 4,84 veces.

-Los productos con mayores diferencias entre importe de origen y destino en el mes fueron: la pera con una disparidad de 9,4 veces, la manzana roja 8,3 veces, el arroz 6,23 veces, la carne de cerdo 6,07 veces y el pimiento con una desigualdad de 6,05. Los cinco alimentos se ubicaron en el rango de desproporciones “muy altas”, mostrando importantes distorsiones de valía en el mercado de consumo en fresco.

-A su vez, el aumento en la brecha promedio de montos entre destino y góndola del mes se explica por el comportamiento del arroz, el pimiento, la lechuga, la acelga, y la papa. En todos los casos se observaron caídas agresivas en los desembolsos al productor, en parte explicadas por sobreoferta estacional.

-Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora CAME para una canasta de 25 alimentos agropecuarios que se consumen en fresco. Para elaborar el indicador se tomaron los importes diarios online de los principales supermercados del país y más de 500 montos de verdulerías y mercados para cada producto.

-En abril, el IPOD agrícola alcanzó un valor de 4,99 veces, 2,6% mayor a marzo, mientras que el IPOD ganadero bajó 1,7%, ubicándose en 4,26 veces.

-Con la ampliación de la distorsión en abril, la participación promedio del agricultor y ganadero en el costo final del producto bajó un punto porcentual, de 23,7% en marzo a 22,8%, siendo la cifra más baja desde mayo de 2017.

-Los productos con menores desigualdades resultaron el huevo 2,26 veces y la cebolla 2,51 veces. Los dos con brechas ‘bajas’.

-En el caso de la cebolla, la mejora en la diferencia se explicó por el incremento en los precios de origen, que responde a cuestiones meramente estacionales, con poco traslado al costo en góndola.

-De los 25 alimentos agropecuarios que integran la canasta del IPOD relevados en el mes, en 15 subió la disparidad y en 10 bajó.

Variación de la brecha

La desproporción promedio de los alimentos agropecuarios aumentó de 4,75 veces en marzo a 4,84 veces en abril (+1,9%). La mayoría de los productos relevados registraron brechas “altas” ese mes.

Efectivamente, hubo 14 productos con diferencias “altas” (valor de desigualdad entre 4 y 6 veces), e incluso 5 con distorsiones “muy altas” (cifras mayores a 6).

Sólo 2 alimentos tuvieron disparidades “bajas” (huevo y cebolla) mientras que 4 se mantuvieron con desigualdades ‘medias’.

Los aumentos más destacados en las brechas del mes ocurrieron en:

-Papa: la desproporción tuvo un alza de 59,7% en el mes de 3,01 veces a 4,80 (1,8 veces). La variación se explica por el desplome en 37,7% en los pagos al agricultor impulsados por cierta sobreoferta en la producción del sudeste de la Provincia de Buenos Aires, que es la zona de mayor cosecha del país. Si bien en otros años esos comportamientos estacionales se resolvían reteniendo la verdura, los altos costos energéticos obligaron a modificar esa costumbre. A eso se suma la baja del consumo, que también retrasa el importe. Aun así, los costos al público sólo descendieron 0,5%.

-Pimiento: la diferencia se incrementó 55,3% en abril, de 3,89 veces en marzo a 6,05 (2,2 veces). El comportamiento de la desigualdad se revela por el declive de 37,1% en la retribución al productor y de sólo 2,3% en los importes al cliente final. Además de cuestiones estacionales, incidió el menor consumo del mes que alentó cierto sobrestock.

-Arroz: la brecha ascendió 39,7%, de 4,46 veces en marzo a 6,23 en abril. La alteración se explica por la caída de 27,3% en la compensación al agricultor, combinado con un aumento de 1,5% en los montos al público.

-Acelga: la disparidad volvió a trepar fuerte en el mes, 38,9%, de 4,08 veces a 5,67 (1,6 veces). El salto se generó por el derrumbe de 30,8% en los reintegros al productor y de solo 3,8% en los costos al cliente. En general todos los vegetales de hojas verdes se vieron afectados por la merma del consumo, aunque eso derivó en ajustes en el primer eslabón de la cadena que solo se trasladaron muy levemente al público.

-También hubo productos que registraron fuertes descensos en sus disparidades, como la leche, donde la brecha bajó 30,3%, la calabaza, la zanahoria, y la cebolla (con caídas de 27%) y el zapallito (-25,5%)

Precios de origen y precios destino

De los 25 productos analizados, en 15 se registraron bajas en los desembolsos pagados al productor, que en la mayoría de los casos no se trasladaron en igual magnitud en los costos al público.

Incluso en alimentos como el huevo, el novillo, la manzana y el arroz, aún con caídas en lo que se le abonó al productor, las cifras en góndola subieron.

Al día de la publicación del presente índice, el precio del kilo de lechuga, según barrio y verdulería, superaba los 100 pesos, lejos de los 41 pesos del día en que se efectuó el relevamiento. El incremento de la hoja verde se debe a las intensas lluvias que azotaron los cinturones hortícolas bonaerenses y santafesinos. La participación de los intermediarios (y de la especulación) en los importes se acentuó y algunas verdulerías ya estaban comercializando productos provenientes de Mendoza.

El IPOD es un indicador elaborado por CAME para medir las distorsiones que suelen multiplicar por varias veces el precio de origen de muchos productos agropecuarios en el recorrido desde que salen del campo y hasta que llegan al consumidor. Esas desigualdades son muy dispares según producto, región, tipo de comercio, y época del año.

En general, las diferencias están determinadas por un conjunto de comportamientos, algunos especulativos de diferentes actores del mercado. Básicamente de las grandes cadenas de supermercados que se abusan de su posición dominante y otros son factores comunes como la estacionalidad, que afectan a determinados productos en algunas épocas del año, o los costos de almacenamiento y transporte.

Metodología del IPOD

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) comenzó a realizarse en agosto de 2015 como una herramienta para conocer las diferencias en el precio que se pagan por algunos productos alimentarios en el campo y en el mercado de consumo.

El relevamiento para elaborar el IPOD de marzo se realizó en la segunda quincena del mes, con una cobertura geográfica nacional.

Para obtener los valores de destino se sondearon más de 500 importes de cada producto en la Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, Salta, San Juan y Santa Cruz. El estudio se complementó además con un monitoreo diario de los montos online de las principales cadenas de hipermercados.

Para obtener los precios de origen, se consultaron telefónicamente a 10 agricultores o ganaderos de cada alimento, localizados en las principales zonas cosechadoras de cada uno de esos productos.

A través del IPOD se busca conocer la variación en el nivel de valores en dos momentos de la etapa de comercialización de un producto alimenticio. Estas etapas son:

– Precio de Origen: Cifra que se le paga al productor

– Precio de Destino: Importe del alimento en góndola

Así, la diferencia de Precio Origen-Destino indica la cantidad de veces que aumenta el costo del producto al comercializarse en góndola.