SEGUINOS

POSADAS

Senado: Giménez destacó la reforma del Banco Central y el laudo yerbatero

También les dijo a sus pares que se veía en el recinto mucho café y poco mate o té, recordando los orígenes de esas producciones: uno representa el trabajo colombiano, los otros la producción y el trabajo de misioneros, puntualizó.

Al calificar como “histórica” la reforma de la carta orgánica del Bcra, recordó cuando el senador Rodríguez Saá asumió la presidencia en la crisis del 2001. “Yo lo miraba por televisión, era directora del Hospital de Niños. Desde ese lugar, me tocó ver la decadencia del sistema argentino en lo económico y en lo político y, sobre todo, ver las oportunidades perdidas al tomar malas decisiones en la vida política de nuestra Nación. Algo de lo que todos debemos hacernos responsables. Realmente, no quiero repetir esa historia. Me tocó entregar niños muertos envueltos en sábanas porque no teníamos ni para cajones” recordó Giménez en el recinto. También habló sobre el laudo de la yerba mate

“Esta noche que se vive en el Congreso de la Nación va a quedar en la historia de la patria argentina. Reformar nada más y nada menos que la Carta Orgánica del Banco Central es asumir una responsabilidad histórica. Desde su origen a la fecha hubo solamente una modificación. Hoy se produce una segunda reforma de fondo a fin de sostener un modelo de inclusión, pleno empleo, financiamiento y creencia en nosotros como autores y artífices de nuestro destino común; un modelo que toma los ejemplos del mundo, pero que también ha sabido dar ejemplos de cómo levantarse de la postergación y de la miseria más grande” comenzó diciendo la Senadora misionera en el recinto.
”Esa Argentina de 2001 y de 2002. Cada vez que lo veo al senador Rodríguez Saá recuerdo el día en que se hacía cargo de la Presidencia y daba su discurso ante la Asamblea Legislativa. Yo lo miraba por televisión desde mi provincia ya que era directora del Hospital de Niños. Soy médica pediatra. Ejercí el cargo desde 1998 a 2003. Desde ese lugar, me tocó ver la decadencia del sistema argentino en lo económico y en lo político y, sobre todo, ver las oportunidades perdidas al tomar malas decisiones en la vida política de nuestra Nación. Algo de lo que todos debemos hacernos responsables. Realmente, no quiero repetir esa historia. Me tocó entregar niños muertos envueltos en sábanas porque no teníamos ni para cajones. Porque si acá se sentían impotentes ante el corralito o frente a la poca posibilidad de administrar sus destinos, nosotros éramos pobres de la pobreza misma. Y yo no la cuento porque a mí me la contaron, sino porque me tuve que hacer cargo. No me tuve que quejar, sino que tuve que trabajar a la par de todos para cambiar la historia” dijo recordando los difíciles momentos del 2001.

Con respecto al laudo de la yerba la Senadora expresó: “éste es un día muy especial para la provincia de Misiones y para ir en búsqueda de esa Argentina de trabajadores, de libres y de iguales: hace un rato nomás, el ministro Yahuar acaba de laudar el precio de la hoja verde de yerba mate en 1,70 pesos y de la yerba canchada en 6,90. Este es un laudo histórico en los diez años de creación del Instituto Nacional de la Yerba Mate. De esta manera se va a fortalecer nuestra economía regional y los tareferos, esos hombres o mujeres que se muestran indignamente en muchos programas de televisión, podrán incluirse en el mundo del trabajo decente a partir de decisiones que surgen de políticas de distribución y de recursos que se han recaudado y que ahora podrán ser distribuidos. Todo eso hace a la balanza comercial y a la defensa del compre argentino y del trabajo argentino. Por ello, también me gustaría que alguna vez en estas bancas no hubiera tanto café, que representa el trabajo colombiano, y que hubiera más yerba mate o té, que significa trabajo argentino. Cada mate que se sirva en este recinto representa ni más ni menos que una oportunidad para los más de 18 mil pequeños productores y 13 mil tareferos, empleados, que necesitan de esta Argentina de iguales. Lo mismo pasa con los limoneros, con los oliveros y con los cosecheros temporales. Todas estas políticas de intervención del Estado en el desarrollo y en pos de la inclusión vienen de la mano de este movimiento nacional y popular que nació con un 22 por ciento de argentinos que se decidió jugarse por una nueva historia” destacó Sandra Giménez en recinto del Senado.

Por: Gerardo Strejevich

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas