SEGUINOS

POSADAS

Sin elecciones generales a la vista, algunas fuerzas políticas se rearman para buscar su espacio y otras, consolidarlo

Superado desde hace seis meses los enfrentamientos electorales para dirimir cargos, tanto ejecutivos como legislativos, ahora los partidos políticos llevan puertas adentro el reacomodamiento de sus piezas para afrontar, algunos con mejor suerte, las disputas futuras. En el oficialismo, las aguas están más que tranquilas toda vez que ante sí se presenta un panorama -en lo político- bastante apacible. Ello es así, a juzgar por la ausencia de una oposición consolidada, especialmente en lo ideológico. Por el contrario, se muestra dispersa y con pocos elementos unificadores. En el PJ, se observa que la pelea entre dirigentes es por mostrarse más cerca de Kirchner que en ser opositor a la Renovación. En la UCR, otrora protagonista principal del escenario político, están tratando de dirimir una interna que los permita recuperar espacios.

Donde mejor se observa el liderazgo político en soledad del oficialismo es en el ámbito legislativo. Allí, uno de los socios fundadores de la Renovación logra cada día asentar su poder político aglutinando en torno a los proyectos que impulsa a sectores que hasta fines del año pasado se mostraban reacios a formar parte del proyecto que a nivel nacional se llama “transversalidad”.


Para muestra basta un botón. En estos días se debate -es una forma de decir- un paquete de proyectos legislativos para la reforma impositiva. Su autor, el propio presidente de la Cámara- nadó como pez en el agua al presentar la batería de propuestas sin que tuviera que esforzarse, casí, para despejar dudas u oposiciones a sus iniciativas tributarias. Y hasta logró que se adhiera, por una cuestión conceptual y de espíritu, el Obispo de Posadas, Juan Martínez.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas