SEGUINOS

EDITORIAL

Sostener una economía robusta no es tarea sencilla y mucho menos puede pasar inadvertida

Misiones se apresta a aprobar el Presupuesto 2018 de los tres Poderes del Estado, cumpliendo con la manda constitucional en cuanto a los plazos y ratificando un tratamiento abierto de los cálculos de gastos y recursos para cada uno de los ministerios, entes independientes, empresas estatales. En estos informes anuales se ha podido observar una constante: el retaceo de los recursos nacionales y la toma de posta, para que los servicios que debe prestar el Estado no se resientan, de parte del Gobierno de Misiones.

El director general de Rentas Miguel Arturo Thomas dijo que son “complicados” los tiempos por venir, pero que Misiones sigue sosteniendo “una economía robusta”. Ha crecido un 3% la cantidad de contribuyentes y este año la recaudación tributaria será “positiva” en contraste con un 2016 caracterizado por la recesión.

Pero las cosas no están para abandonar prudentes criterios de racionalidad y austeridad. El rebote que está teniendo la economía en términos de país, ni siquiera alcanza a superar la caída del 2016 y el “descenso” de la pobreza no es más que el “aumento” de la indigencia. Y aun cuando estos sortilegios puedan servir a la fuerza en el gobierno nacional para una performance positiva en las elecciones legislativas de este recién estrenado octubre, de nada servirán si se mantiene sin variantes el mismo ritmo sostenido hasta ahora. Con peligro de profundización y extensión de “parates” productivos de la mano de nuevos “tarifazos”.

Misiones viene poniendo el hombro y hasta va a subsidiar el consumo eléctrico de la industria foresto industrial para la que logró un acuerdo nacional destinado a la construcción de viviendas sociales de madera. Es otra medida más para generar empleo, mientras con nuevos créditos de fomento pretende sostener la obra pública –principalmente en materia de viviendas- de modo de mantener el ritmo virtuoso de la construcción.

Pero necesita de alientos a nivel nacional. No de miradas cortas. Como la que “descubre” algo “anormal” en la frontera de Posadas con Encarnación. Y no ve la de Chile, por donde el ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable Sergio Bergman ingresó a la vista de todos dos gigantes plasmas. Las asimetrías no son el resultado de las aduanas sino de las políticas macro económicas y la falta de compensaciones que pongan en ejecución los postulados del Mercosur, evitando estos vaivenes que dañan ora a un país, ora al otro.

Los buenos paliativos mientras las soluciones de fondo se buscan –pensando que sí se buscan- son el exitoso Ahora Misiones, que con el soporte de Bancos radicados en la Provincia colaboran en el consumo local, con las atracciones de descuentos y financiaciones. O el plan de 12 cuotas para ciudades de frontera. En este último caso, Misiones fue la primera Provincia en ratificar y extender su vigencia.

La Provincia es así, luchadora. Echa mano a cuanto esté a su alcance para beneficiar a su gente, para resguardar su economía. En los últimos tiempos se han sucedido visitas de funcionarios nacionales con gran asiduidad. Lo que por cierto es beneficioso. Siempre y cuando, como se señalaba, la mirada no sea de corto vuelo y por el contrario, el estar aquí hablando con los protagonistas, con Editorial

Sostener una economía robusta no es tarea sencilla y mucho menos puede pasar inadvertida

Misiones se apresta a aprobar el Presupuesto 2018 de los tres Poderes del Estado, cumpliendo con la manda constitucional en cuanto a los plazos y ratificando un tratamiento abierto de los cálculos de gastos y recursos para cada uno de los ministerios, entes independientes, empresas estatales. En estos informes anuales se ha podido observar una constante: el retaceo de los recursos nacionales y la toma de posta, para que los servicios que debe prestar el Estado no se resientan, de parte del Gobierno de Misiones.

El director general de Rentas Miguel Arturo Thomas dijo que son “complicados” los tiempos por venir, pero que Misiones sigue sosteniendo “una economía robusta”. Ha crecido un 3% la cantidad de contribuyentes y este año la recaudación tributaria será “positiva” en contraste con un 2016 caracterizado por la recesión.

Pero las cosas no están para abandonar prudentes criterios de racionalidad y austeridad. El rebote que está teniendo la economía en términos de país, ni siquiera alcanza a superar la caída del 2016 y el “descenso” de la pobreza no es más que el “aumento” de la indigencia. Y aun cuando estos sortilegios puedan servir a la fuerza en el gobierno nacional para una performance positiva en las elecciones legislativas de este recién estrenado octubre, de nada servirán si se mantiene sin variantes el mismo ritmo sostenido hasta ahora. Con peligro de profundización y extensión de “parates” productivos de la mano de nuevos “tarifazos”.

Misiones viene poniendo el hombro y hasta va a subsidiar el consumo eléctrico de la industria foresto industrial para la que logró un acuerdo nacional destinado a la construcción de viviendas sociales de madera. Es otra medida más para generar empleo, mientras con nuevos créditos de fomento pretende sostener la obra pública –principalmente en materia de viviendas- de modo de mantener el ritmo virtuoso de la construcción.

Pero necesita de alientos a nivel nacional. No de miradas cortas. Como la que “descubre” algo “anormal” en la frontera de Posadas con Encarnación. Y no ve la de Chile, por donde el ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable Sergio Bergman ingresó a la vista de todos dos gigantes plasmas. Las asimetrías no son el resultado de las aduanas sino de las políticas macro económicas y la falta de compensaciones que pongan en ejecución los postulados del Mercosur, evitando estos vaivenes que dañan ora a un país, ora al otro.

Los buenos paliativos mientras las soluciones de fondo se buscan –pensando que sí se buscan- son el exitoso Ahora Misiones, que con el soporte de Bancos radicados en la Provincia colaboran en el consumo local, con las atracciones de descuentos y financiaciones. O el plan de 12 cuotas para ciudades de frontera. En este último caso, Misiones fue la primera Provincia en ratificar y extender su vigencia.

La Provincia es así, luchadora. Echa mano a cuanto esté a su alcance para beneficiar a su gente, para resguardar su economía. En los últimos tiempos se han sucedido visitas de funcionarios nacionales con gran asiduidad. Lo que por cierto es beneficioso. Siempre y cuando, como se señalaba, la mirada no sea de corto vuelo y por el contrario, el estar aquí hablando con los protagonistas, con la gente común –hasta con los seguidores de la alianza en el Gobierno de la Nación- permita enderezar propuestas, iniciativas. Formas de convivir con una política macro económica poco afecta a darle al Estado el rol de orientador de la economía. Como lo tiene Misiones y lo necesitan las economías regionales. Toda vez que los recursos que en estas jurisdicciones se recaudan son retenidos por la Nación en grandes porcentajes. Así las cosas, la devolución de gentilezas parece más que obligatoria.

la gente común –hasta con los seguidores de la alianza en el Gobierno de la Nación- permita enderezar propuestas, iniciativas. Formas de convivir con una política macro económica poco afecta a darle al Estado el rol de orientador de la economía. Como lo tiene Misiones y lo necesitan las economías regionales. Toda vez que los recursos que en estas jurisdicciones se recaudan son retenidos por la Nación en grandes porcentajes. Así las cosas, la devolución de gentilezas parece más que obligatoria. 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas