SEGUINOS

POSADAS

Sube misionero: cómo funciona

Funciona mediante el uso de una tarjeta de proximidad sin contacto de valor digitalizado, la que debe ser previamente recargada por el titular en los centros habilitados de manera que disponga del saldo necesario para el pago del/los correspondientes boletos.

En las Terminales de Integración se apoyan en los molinetes SUBE Misionero para acreditar el pago de la tarifa.
A bordo del colectivo, el usuario debe indicar al chofer su destino y apoyar/acercar su tarjeta sobre la máquina lectora de abordo durante un segundo aproximadamente. Una señal sonora y una luz verde indican que la operación ha sido realizada con éxito, al mismo tiempo que se muestra en el visor de la lectora el saldo remanente de la tarjeta, una vez debitado el costo del pasaje.
Un usuario puede abonar más de un viaje con su tarjeta, pero para el caso de que la misma cuente con algún beneficio de gratuidad, éste sólo es aplicado al primer viaje. El beneficio recién volverá a estar vigente pasados los 30 minutos.
Los datos del viaje quedan grabados en la tarjeta de manera de permitir a los inspectores de las empresas de transporte verificar el monto abonado y, en caso de corresponder, cobrar la diferencia del boleto y una penalización si fuese el caso.
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas