SEGUINOS

ECONOMIA

Tarifas: “la situación va a empeorar”

image_pdfimage_print

El vaticinio corresponde al secretario de Energía Sergio Lanziani por la decisión del Gobierno de la Nación de dolarizar las tarifas. Lo hizo luego de observar que hay dos miradas diferentes respecto de la energía “que es el principal combustible de cualquier proceso económico, ya sean combustible, gas, petróleo, eléctrica”. Indicó que el mismo Papa Francisco “en su última encíclica dijo que los servicios públicos y las tarifas son derechos humanos de inclusión social”.

Y que el artículo que él Lanziani escribió en el 2004 “no pierde actualidad porque refiere a que por cuál de las políticas posibles se inclinará un presidente. Lo hizo el presidente Néstor Kirchner, al considerarla un servicio esencial para la vida de los ciudadanos, que tiene que ver con la soberanía nacional. Una mirada que se tiene desde el descubrimiento del petróleo en la Argentina: 13 de diciembre de 1907. Es decir un derecho humano de inclusión social”.

Para añadir que “la otra mirada es la antagónica a esa y es la que transitamos hoy: la energía tiene un costo que hay que pagar al precio que sea. No estamos discutiendo ese costo, sino al hecho de que para el ministro de Energía (Juan José) Aranguren 1 megavatio/hora (Mwh) vale 75 dólares y el 65% de la energía que generamos lo hacemos quemando gas. Y Aranguren establece los valores de referencia del gas que superan largamente los precios internacionales”.

Explicó que el precio del Mwh hoy está en los 50 dólares y lo piensa subir un 50%, es decir llevarlo a los 75 dólares para el 2019. Lo mismo sucede con el precio de la nafta en surtidor: 1 litro cuesta 1,35 dólares; así que si el dólar sube subirá el precio del combustible así como subirá si sube el precio del barril.

Otro tanto con el gas: “va por el mismo sendero llevarlo a alrededor de 7 dólares el millón de BTU Gas. Hoy está en 5 dólares”.

Concluyó: “claramente se trata de tarifas insostenibles, porque se ha decidido atar los precios de la energía a precios internacionales, contrariando la política seguida por las dos grandes corrientes políticas del pensamiento histórico argentino: el radicalismo yrigoyenista y el Peronismo de Perón.  Que siempre fijaron tarifas que pudiera pagar la gente de modo de mantener el crecimiento de la economía. No como ahora que está planchada, porque a mayor valor de las tarifas, menor consumo”.