SEGUINOS

Economía

Tarifas: un costo de Nación que pretende trasladar a las Provincias

image_pdfimage_print

Movió la aguja del reloj de la Nación el “Ruidazo” protagonizado en Buenos Aires, principalmente, ante tarifazos que golpearon tanto el consumo de energía eléctrica como el de gas –empiezan a registrarse algunos días con temperaturas más bajas- y entonces pretendieron acelerar a cero, el acuerdo cerrado en el Pacto Fiscal con las Provincias. Por ese Consenso Fiscal se produciría una gradual reducción de Ingresos Brutos en electricidad y agua. El cronograma: del 2018 al 2022 del 5 al 3,5%-2,5%-1,5-0%. Ahora bien, Misiones sólo tiene gravado un 5% a las distribuidoras de energía eléctrica y éstas cargan ese porcentaje en el VAD, de modo que no paga el usuario en forma directa un impuesto provincial.

Lejos está Misiones, en consecuencia, de la aseveración del ministro del Interior Rogelio Frigerio cuando aseguraba que las Provincias cobraban hasta un 25% de impuestos en las tarifas de los servicios públicos. Y fue puntualmente desmentido por los gobernadores Miguel Lifschitz, de Santa Fe;  Juan Schiaretti, de Córdoba; Domingo Peppo, de Chaco; Gustavo Valdéz, de Corrientes y Juan Manuel Urtubey, de Salta. Es más, Schiaretti puso  los puntos sobre las íes: pidió a la Nación que elimine el IVA, que se lleva el 21% de las tarifas.

Algo que no hizo la gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal, que se apuró a eliminar impuestos provinciales, porque tenía con qué: 10% y 5%. Claro que un 15% no se sentirá demasiado en tarifas que han experimentado muy fuertes aumentos y que volverán a golpear el bolsillo cuando el frío de mayo obligue a encender la calefacción a gas que tiene la mayoría de las familias bonaerenses. (Sin contar lo que les sucede a comercios, industrias, productores).

Misiones viene haciendo los deberes

Y Misiones no sólo viene haciendo los deberes para con sus pobladores. Antes que cualquier medida nacional, resignó el VAD para amortiguar el impacto impiadoso del tarifazo en pleno tórrido verano. Ahora acaba de reducir un 5% de la tarifa eléctrica residencial para los consumos de menos de 300 kv. Que son las familias más pobres de toda la Provincia. Más de cien mil usuarios. Esa menor percepción será afrontada con recursos de Rentas Generales, dispuso el gobernador Hugo Passalacqua.

Y fue la respuesta, a su mejor estilo, al planteo del presidente Maurico Macri de pedirle a las Provincias y las Municipalidades que eliminen impuestos y tasas para morigerar tarifas. Porque los valores impuestos por la Nación no se tocan.

Es más, si alguien sintonizaba en estos días alguna emisora nacional que hace campaña en favor del Gobierno de la Nación se habrá sorprendido al escuchar el siguiente argumento: “la Nación le está pidiendo a las Provincias que hagan su aporte en las tarifas. Porque ahora las Provincias están recibiendo más recursos que antes de la Nación y entonces también tienen que hacer lo suyo”. Se cuidaron muy bien de decir qué provincias reciben más recursos y dejaron así la especie, difundida al azar, con ese irrespetuoso convencimiento de que lo que la gente escucha, cree; o lo que ve, admite; o la convence lo que lee, sin más. En estos tiempos se está sabiendo que no llegan recursos suficientes. Que Misiones afronta sola y como puede la mayoría de los compromisos públicos.

Y que, puntualmente, en el caso de las tarifas, Misiones ha resignado un reajuste obligado ante el tarifazo nacional para atenuar el impacto en los usuarios provinciales. Eso después de un año, en que también apeló a los recursos de Rentas Generales para aliviar a industriales, empresarios, comerciantes, cuando comenzaron a dispararse las tarifas nacionales. La intención fue evitar un mayor ‘parate’ de la economía, del que ya imponían las políticas nacionales, y mayores pérdidas de puestos de trabajo.