SEGUINOS

INTERNACIONALES

Techint pagó coimas y manejó millones en negro, según la Justicia italiana

image_pdfimage_print

Detrás del imperio Techint, de los telones de acero, los oleoductos, los gasoductos y las usinas de energía, el gigante de la familia Rocca montó una red de sociedades offshore que, de acuerdo con las investigaciones judiciales de Brasil, Italia y Suiza, se utilizaron para gestionar fondos negros y pagar sobornos.

Esta historia revela los detalles de una ruta de dinero que pone a Techint en el foco de un caso que sacudió a la región, el Lava Jato, pero que aún no encuentra el camino para atravesar las reglas de la argentinidad. Las empresas que dirige Paolo Rocca desde Buenos Aires tienen sedes en dichos países, lo que posibilitó que fiscales de esas jurisdicciones investigaran a la compañía ítalo-argentina.

Este artículo es producto de la colaboración entre periodistas de Italia, Brasil y Argentina (además de PERFIL, L’Espresso, de Milán, y el sitio Poder360, de Brasil). Se cruzaron datos de Panamá Papers y Paradise Papers, coordinados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung, junto con documentos del Lava Jato y del registro comercial de Panamá.

Los datos que se relatan en esta nota corresponden a documentación bancaria y de sociedades offshore y a los testimonios de arrepentidos y testigos, que permitieron a tres fiscales de Milán reconstruir un circuito a través del cual Techint habría movido millones de dólares en negro alrededor del mundo, según la investigación. Argentina no está fuera de ese circuito. Los hombres de Techint involucrados son en su mayoría argentinos y operaron desde Buenos Aires. Los arrepentidos y testigos declararon que las órdenes procedían de Argentina, donde se encuentra el centro operativo del grupo. Uno de los colaboradores, además, contó cómo supuestamente entregaba efectivo negro en la sede de Techint en Alem 1067. La compañía niega las acusaciones e inició una investigación interna que sostiene que no cometió delitos.

 

Origen. El destape de esta historia comenzó en Brasil. Noviembre de 2014. Los magistrados del Lava Jato ordenaron la detención de Renato de Souza Duque, director de la división de servicios de Petrobras entre 2003 y 2012, acusado de cobrar sobornos. Unos meses más tarde, su amigo Joao Antonio Bernardi Filho confesó haber sido el testaferro de Duque y haber administrado los sobornos que el funcionario de Petrobras recibía de empresas contratistas de la petrolera estatal a cambio de obras millonarias. Una de las empresas señaladas fue Techint. La filial de la ítalo-argentina en Brasil llegó a vender tubos y caños a Petrobras por más de US$ 1.600 millones.

 

El testaferro de Duque canalizaba el dinero a través de una sociedad creada en Uruguay: Hayley SA. La compañía simulaba contratos de servicios ficticios con las constructoras. Luego los millones llegaban a una cuenta en Suiza en la Millennium BCP Banque Privée y desde allí a la sucursal de Hayley en Brasil, donde Bernardi compraba propiedades: 12 inmuebles en total y otro millón y medio en un fondo de inversión.

 

La información aportada por Suiza a la investigación reveló esa ruta del dinero que recibía Hayley y dejó expuesta a Techint. La empresa del gerente de Petrobras recibió entre 2009 y 2014 US$ 8,5 millones de sociedades offshore ligadas a Techint. Se trata de Gabiao Investments Inc (Panamá), Moonstone Inc. (Panamá) y Sociedad de Emprendimientos Siderúrgicos (Uruguay). Las tres tenían cuentas en el mismo banco: la Banca della Svizzera Italiana (BSI). Las cuentas de estas tres compañías a su vez se nutrían de fondos que les giraba otra sociedad de Techint en Uruguay: Fundiciones del Pacífico SA.

 

Tanto Fundiciones del Pacífico SA como Sociedad de Emprendimientos Siderúrgicos son propiedad de la compañía San Faustín SA, madre del Grupo Techint, con sedes en Luxemburgo y Milán. Estos nexos son clave: el dinero que nutría a las offshore investigadas salía de las cuentas de una sociedad del grupo (Fundiciones del Pacífico SA) y antes de llegar a manos del gerente de Petrobras, pasaba por otra sociedad ligada a Techint (Emprendimientos Siderúrgicos).

 

Los argentinos. Pero estos no son los únicos nexos con la gigante ítalo-argentina. Las cuentas bancarias de estas empresas en Suiza estaban manejadas por integrantes de Techint. De acuerdo con los documentos bancarios, las personas con poderes sobre las cuentas de Fundiciones del Pacífico SA y Emprendimientos Siderúrgicos eran, al menos hasta fines de 2015, los argentinos Héctor Alberto Zabaleta (director de Administración de Techint), Fernando Segundo Prado (abogado de Techint), Carlos Enrique Rodríguez (abogado de Techint) y el italiano Umberto Bocchini (ejecutivo de Techint).

 

Las otras dos sociedades intermediarias de los pagos, Gabiao Investments Inc. y Moonstone Inc. fueron creadas en Panamá. De acuerdo al registro comercial de ese país, ambas fueron inscriptas por el estudio jurídico Icaza, González-Ruiz & Aleman. Moonstone Inc. fue creada en 2002 y figura a nombre de empleados del estudio. No se conoce a sus verdaderos dueños. Gabiao Investments fue creada en 2009 y disuelta en 2017. Aunque también figura a nombre de abogados panameños, cuando fue disuelta el nombre de su único accionista quedó asentado en un acta: Enrico Fabian Repetto Mariño, uruguayo, vicepresidente en 2011 de TecPetrol, la división petrolera de Techint. En la última década, Repetto Mariño figura en al menos otras cinco compañías argentinas, casi todas financieras y agropecuarias radicadas en Buenos Aires, en donde comparte directorio con otros ejecutivos del grupo.

 

Repetto Mariño también figura en la documentación del banco suizo BSI. Tenía poder sobre Gabiao Investments y Moonstone. Figuraba, además, como “contable de confianza del grupo multinacional Techint”.

 

El dinero se movía entre cuentas del mismo banco suizo: BSI. Luego, las offshore transferían fondos a Hayley, en otro banco suizo. Todas las transferencias se justificaban con contratos de consultoría, pero para la Justicia de Milán y Brasil esos servicios eran ficticios. Hayley nunca tuvo personal.

 

Las cuentas eran manejadas por tres colaboradores de Techint en Suiza. Ana María Giorgetti es una de ellas. Cuando fue interrogada dijo que trabajaba desde hacía años para Techint pero nunca había visto a Repetto Mariño. Las órdenes de pagos las recibía siempre de otro ejecutivo del grupo, el argentino Héctor Alberto Zabaleta, entonces director de Administración de Techint en Argentina y uno de los hombres de mayor confianza de los Rocca. Lleva en la compañía 48 años y figura en los directorios de al menos 30 sociedades en Argentina, casi todas vinculadas a Techint y sus ejecutivos, incluido Paolo Rocca.

 

Giorgetti aseguró que todos los pagos que hizo para Hayley fueron por orden de Zabaleta por teléfono o por mail. Todo se manejaba desde Buenos Aires, agregó la mujer, incluida la contabilidad de las offshore. Otros dos empleados del grupo en Suiza confirmaron sus dichos.

Fuente: Perfil.