SEGUINOS

POSADAS

“Tenemos muy asimilado el sufrimiento y nos acostumbramos a estar mal”

image_pdfimage_print

Así lo señaló la terapeuta transpersonal y escritora, Patricia Méndez, en su visita a los estudios de C6Digital. Sostuvo que “hay un nivel de agresividad en las relaciones que deberían ser amorosas. Así no tiene que ser la vida, no podemos ver como normal estar sufriendo o luchando permanentemente”. Recalcó que “debemos amar al prójimo tal cual nosotros nos queremos. Para mejorar la relación con otra persona debo mejorar la relación conmigo mismo”.  

Esa premisa forma parte del segundo libro de Méndez titulado “Ámate a ti mismo”, el cual será presentado el próximo 4 de mayo en La Rural; está basado en el mandamiento que dejó Jesús que consiste en “amar al otro como a me amo a mi mismo”. Dijo que “uno piensa que eso es una orden pero yo digo que es una ley que nos ayuda a ser mejores”.

Comentó que “me considero muy creyente si bien no soy religiosa. Habló en mi libro de como Dios marcó mi vida en situaciones límites que tuve que pasar. Quiero enseñar a la gente a relacionarse con él de una forma mucho más directa. De la biblia hay que sacar aquellas cosas que nos pueden enriquecer y bajarlas a la realidad, porque a Dios hay que vivirlo”.

Contó que en su libro se podrán encontrar anécdotas de la infancia y material “como para que cada uno pueda elaborar de qué manera fue amado por la madre, este o no físicamente. De qué manera percibimos ese amor nos determinará para el resto de nuestras relaciones. Al final doy ejercicios para poder dar una vuelta de tuerca a esa percepción. La madre es el origen de todo”.

A su vez, insistió en que “uno se acostumbra a vivir con dolor sin darse cuenta de que puede estar mejor. La mujer tiene mucha más resistencia y aguante. El hombre no registra hasta que en algún momento esto le toca algo concreto y allí reacciona”.

Sobre su experiencia trabajando con equipos de fútbol, reveló que “me decían que estaban salados y les daba azúcar para tirar a la cancha. Se trabaja mucho con el tema del discurso. También hacíamos meditaciones. Se da a la mente lo que necesita para que cambie su predisposición”.