SEGUINOS

POLICIALES

Testigos pusieron a un joven al filo de una condena por homicidio

Aníbal Franco, de 28 años, está acusado de haber asesinado a puñaladas a otro joven el “Ciudad Oculta”, un asentamiento del barrio Prosol II de Posadas. El crimen ocurrió en la madrugada del 10 de octubre de 2003. Los testigos del hecho lo dejaron al borde de la condena.

El Tribunal Penal 2 de Posadas continuará el martes con el juicio oral y público que se le sigue a Aníbal Franco, quien está acusado de haber asesinado de una puñalada en el pecho a Miguel Ángel Zalazar en la madrugada del 10 de octubre de 2003 en el asentamiento conocido como “Ciudad Oculta”, en el barrio Prosol II de Itaembé Miní.



La de este jueves fue una jornada complicada para el imputado, ya que dos jóvenes lo señalaron como el autor del puntazo que acabó con la vida de Zalazar en cuestión de minutos. El juicio deparó también una sorpresa: los dos oficiales que trabajaron en el caso demostraron gran profesionalidad y respondieron todas las preguntas sin escudarse en el olvido que genera el paso del tiempo. Uno de ellos de apellido Da Silva llegó al Tribunal con el cuaderno de anotaciones que utilizó esa madrugada, cuando la Seccional Novena fue alertada sobre el crimen.



El joven policía dibujó allí un croquis a mano alzada y también tomó los datos del sospechoso, que ya había escapado junto a un hermano y a otro hombre. Por su parte, el oficial ayudante Gabriel Rojas, recordó que vigiló durante dos meses la casa del posible homicida y tiempo después, cuando ya estaba desafectado del caso, fue a verificar si Franco estaba trabajando en una construcción en avenida Lavalle y 124. “Yo ya no trabajaba en el caso, pero fui porque nuestro trabajo es ponerlos a disposición de la Justicia”, dijo.



Rojas recordó que los vecinos de Franco le contaron que el muchacho era “un tipo jodido, que andaba armado” y que luego del homicidio “se rapó la cabeza y se afeitó la chivita”.



Uno de los testimonios más contundentes fue el de Marisol Zárate. La joven contó que esa noche regresó de la escuela secundaria (nocturna) y “a las 23.30 y me fui a dormir, pero después mi hermana me despertó y me dijo que Aníbal había hincado a Zalazar”. La testigo recordó sin dudar quiénes estuvieron esa noche en el local de su pareja.



Por su parte, Karina, la hermana de Marisol, dijo que “cuando volvía de preparar mate, ví que Aníbal (Franco) salía con un cuchillo en la mano y su hermano con un taco de pool en la mano. Atrás de ello salió Zalazar tomándose el pecho, me miró como para decirme algo y se desvaneció”, recordó.



Franco permaneció prófugo durante casi seis años y fue detenido por policías de la División Homicidios tras una larga persecución en junio del año pasado en la avenida Lavalle y Leandro N. Alem de Posadas.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas