SEGUINOS

POSADAS

Thomas: las diferencias de costas, diferenciaron tratamientos costaneros

El director ejecutivo de EBY Oscar Thomas explicó que las diferencias de tratamientos costeros realizados en Encarnación y en Posadas obedecieron a las diferencias naturales del declive hacia el río, que mientras es suave y permite una larga playa en la vecina ciudad paraguaya, es de abrupta caída y con varios afluentes en la capital provincial.




Hizo notar que lo que era un mero tratamiento costero por el embalse, la Entidad Binacional Yacyretá transformó las obras de mitigación en obras de desarrollo urbano. Hizo notar que la intervención en Posadas concierne a un total de 125 kilómetros de extensión considerando la desembocadura de los arroyos Mártires, Zaimán e Itá, mientras que en Encarnación, el tratamiento estuvo concentrado en una zona de apenas 27 kilómetros que, no obstante dividía l ciudad en tres y obligó a la realización de 5 puentes.



 



 Admitió que hay obras que la EBY está encarando porque los problemas deben ser resueltos, aunque no sean de su directa incumbencia, como una nueva toma de agua. “Lo hacemos y después vemos como se acomodan las cosas con aquellos organismos encargados”, explicó. En este sentido dijo que las obras de piedraplen que se están efectuado ahora obedecen a una resolución ineficaz del paredón realizado en 1998 por Vialidad Provincial “sobre la que tampoco puede abrirse un juicio de valor. Porque había un debate técnico en el que inclusive intervino la Universidad de Rosario” y se tomó finalmente una resolución técnica que no permite que se disipe la energía de la ola y termina ingresando en las oquedades y produciendo el arrastre del material fino. Es decir resultó ineficaz el componente geotextil que se colocó debajo del revestimiento. Nosotros elegimos otra solución, que es la que estamos realizando ahora, luego de recurrir a una consultora a nivel internacional. Ahora se incorpora un filtro disipador de energía con un componente de cemento y piedra partida que permite que el agua ingrese pero disipa la energía y evita el arrastre”.



 



Añadió que “si ahora no dábamos una respuesta se nos va a ir diluyendo la costanera en ese tramo. Tomamos entonces las medidas precautelares para acciones a futuro y vamos a resolver una dificultad transformándola en una oportunidad con un piedraplen de 5 metros de ancho –los técnicos consideraban suficiente dos- para que pueda ser usado como espacio público.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas