SEGUINOS

Sin categoría

Tiempos de vacaciones, de elegir modelos, de debatir propuestas

Las vacaciones de invierno favorecieron desde siempre el turismo invernal en Misiones. Este año no es la excepción y las expectativas están puestas en aumentar el volumen de visitantes por razones varias: los problemas del Sur con las cenizas del volcán chileno, y los mayores atractivos de la Provincia. El Parque Temático de Santa Ana se inscribe en la nueva propuesta, con una aceptación cada vez mayor. Así, la actividad recobra su rutina tras las elecciones del 26 de junio, que con haber sido históricas por el contundente resultado para la fuerza en el gobierno no terminan de ser aceptadas por los perdedores. Aquellos estaban acostumbrados a interferir para cambiar resultados, o ajustarlos a sus necesidades, en una práctica que volvió a la memoria a partir de demandas de “minorías”. Cuando le quitaron votos a un diputado electo porque era de la oposición interna del gobernador Ramón Puerta.

Como si el pasado pudiera borrarse, este privatista que siempre tuvo que contar voto a voto para ver si resultaba electo o no, aparece ahora entre los que  quieren poner en vigencia un artículo proscriptivo de la Constitución provincial sancionada en 1958, cuando todavía los militares golpistas mantenían su poder tras bambalinas. Los asustaba como a sus émulos de hoy, las mayorías, la soberanía popular. Esa que se expresa hoy sin ningún tipo de restricciones, presiones indebidas, extorsiones. Pruebas al canto: una buena parte de la ciudadanía porteña votó por el pasado reciente, aquel de los ’90 que los tuvo por protagonistas generando la peor crisis de la historia nacional. Un resultado que le dolió tanto a Fito Páez –aquel que vino a “entregar mi corazón” en la redemocratización de Alfonsín- que sin medir las consecuencias salió a insultar a diestra y siniestra. Como el hincha de fútbol que se hizo famoso en la web, cuando el equipo de toda su vida –el que le había heredado su papá- se fue a la B.



En el plano del “chululaje” al que se ha ido acostumbrando a la sociedad con la tinelización masiva, la autocrítica es mala palabra. Me sorprende dijo Macri porque el mismo Fito Páez me elogió cuando decidí incursionar en política. Nada dijo, en cambio, que a lo mejor se desilusionó después, al verlo gobernar y ahora está arrepentido. Pero todos se desgarraron las vestiduras: Macri, los medios concentrados se escandalizaron buscando vincular de algún modo al kirchnerismo con el enojo del músico. Principalmente a la presidenta Cristina de Kirchner y, en particular, a su candidato, Daniel Filmus.



El “escándalo” inflado (qué hubieran dicho de Discépolo) se proyectó sobre la inauguración de Tecnólopis la mega muestra que no pudo ser impedida por Macri. Le negó autorización en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Nación debió hacerla en el conurbano bonaerense. “En la Argentina de hoy se están produciendo acontecimientos tan significativos en el ámbito científico, tan distintos de todos los que hemos vivido en las últimas décadas, que merecen una mirada diferente por parte nuestra también. Cualquiera que hubiera vivido en nuestro país durante los últimos 40 años (más o menos) entiende de lo que hablo”. Era la reflexión de Adrián Paenza, ese matemático devenido en periodista.



La cercanía de las primarias nacionales nos lleva a reflexionar en torno del acontecer del país, porque en poco tiempo más habrá una primera opinión en torno de quienes van de candidatos a la Presidencia y al Congreso de la Nación. Porque en principio deberá decidirse por el modelo de país que se quiere: este que lidera la Presidenta o aquel que tiene por figuras a Alfonsín (h), el socialista Binner o el peronista ortodoxo Duhalde. “Nosotros queremos otro modelo” señalaba Biolcati, en la inauguración de una nueva edición de la Exposición Rural de Palermo. Se fotografiaba al lado del Macri en vías de reelección. Ambos con abrigos en uso en la clase adinerada porteña.



Es lo que permite esta democracia irrestricta que se vive en el país y en Misiones: todo está a la vista, a la consideración ciudadana. Tiene el valor de permitir la reflexión –hasta la expresión del dolor insultante- y la elección posterior del candidato.



Pero a poco que se desande el camino nacional, se empiezan a ver los legítimos intereses de los misioneros. Claro que, como siempre, son contados los candidatos con propuestas para llevar al Congreso. Por eso seguramente llamó la atención la reciente reflexión de la vicegobernadora Sandra Giménez, nominada para el Senado: la posibilidad de crear un “Fonis” (a semejanza del Fonid docente). Es decir un Fondo Nacional Sanitario que permita homogeneizar los salarios de los profesionales de la salud de todo el país. Se trata, en rigor, de una iniciativa de la mandataria que data del 2004 cuando era diputada provincial. Ahora buscará llevarla a la Cámara alta del Congreso de la Nación para afrontar la carencia de médicos en lugares alejados de los centros urbanos de Misiones.



 Admite que “mucho se ha mejorado la oferta” pero debe intervenir la Nación como actora de la economía y finanzas del país para hacer que estas retribuciones se equilibren y favorezcan radicaciones en las zonas más desfavorecidas o alejadas.



Porque a contramano de los que algunos pretenden el acceso al gobierno tiene por objetivo atender al interés general, buscar soluciones a los problemas, gestionar mayores beneficios. La sociedad se gobierna a si misma a través de los representantes que elige y su soberanía debe ser respetada.



No todos los entienden, es verdad. Hay una institución que es puesta al servicio de unos pocos. Más precisamente al servicio de quienes no lograron votos como para colocar más legisladores en la Cámara de Representantes. En una tergiversación absoluta del estado de derecho –curiosamente de parte de una directiva de Abogados- privilegian la Constitución por sobre la soberanía popular como si fueran extraterrestres y no ciudadanos quienes redactan la Ley Fundamental. Como si ésta no estuviera connotada por una época de restringida institucionalidad –había partidos políticos proscriptos- y fuera inamovible.



En el derecho consuetudinario, prestigioso sistema aun vigente en Inglaterra, el hecho precede a la norma, inclusive. En teoría, esto bien lo saben quienes se han graduado de abogados. Como saben también que dado que las normas no son inmutables, en Estados Unidos existe el sistema de enmiendas que permite la actualización de la Constitución. Sistema que asimismo funciona en Misiones. Al que podría apelarse acaso en el futuro para revisar la proscripción encubierta del artículo que reivindican como reaseguro del derecho. En realidad lo que se pretendía por aquella época en que se sancionó era impedir el regreso del Peronismo –que era mayoría- al Gobierno por el voto popular.



Quien se detenga, en serio, a analizar el artículo de marras verá que  habla de minoría y de minorías, sin precisiones. Porque cuantos tercios irían a cuantas minorías? Es la primera pregunta que surge de una expresión confusa, imprecisa. Acaso redactada así para cumplir con los militares que seguían estando detrás del gobierno civil, cuando se sancionó la norma, 1958. Pero que los constitucionalistas sabían no podría concretarse por ser inasible. 



 



 



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *