SEGUINOS

POSADAS

“Todos los niños del país tendrán acceso al estudio para detectar la sordera”

El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, presentó ante representantes de sociedades científicas un plan para la detección temprana y el tratamiento de la hipoacusia. Se prevén cirugías o tratamientos para todos los niños que presenten dificultades auditivas. Expertos sostuvieron que la detección temprana es fundamental para el desarrollo neurológico y la integración de las personas.

Manzur, junto al secretario de Políticas, Regulación e Institutos, Gabriel Yedlin, presentó el viernes el Programa Nacional de Detección Precoz y Atención de la Hipoacusia, con el objetivo de evitar que anualmente unos 700 chicos que nacen con hipoacusia, se conviertan en discapacitados auditivos.



La reunión, de la que participaron representantes de sociedades científicas dedicadas a la salud auditiva, se realizó en el marco de la XXI Semana Nacional de Lucha Contra la Sordera, que culminó el viernes.



“De los 700 mil nacimientos que hay por año en la Argentina, tenemos entre 700 y 900 niños con hipoacusia, que es lo que vamos a evitar con la instrumentación del Plan”, señaló Manzur tras agregar que “un niño con sordera severa que no es detectado a tiempo tiene serios problemas en el relacionamiento, el lenguaje y en su capacidad de aprendizaje, y es un adulto discapacitado, por eso es necesaria la detección en épocas muy tempranas de la vida”, explicó.



El programa, creado en el ámbito de la Secretaria de Promoción y Programas Sanitarios de la cartera sanitaria, busca articular los programas de salud ya existentes, para lograr a partir de la detección temprana, el diagnóstico y el tratamiento oportuno, que los niños evaluados accedan a las prestaciones que les permitan adquirir la oralidad y la inserción en escuelas regulares.



Manzur adelantó que “ya fueron comprados más de 50 otoemisores acústicos, que son los equipos de alta complejidad para realizar estos estudios, que ya fueron distribuidos a las provincias” tras destacar que el objetivo es “que no haya un niño en la Argentina que no tenga la posibilidad de acceder a un estudios para saber si tiene alguna dificultad auditiva”.



Por su parte, Yedlin explicó que “el programa pretende, a través de distintas herramientas que ya posee el Ministerio, poder detectar la población objetivo y gerenciar la información que provee el Plan Nacer para que los niños sin cobertura social, que nacen con algún grado de hipoacusia, sean atendidos tempranamente ya que se dispone de equipamiento adecuado para hacerlo”.



El Ministerio de Salud de la Nación, desde su rol normativo y rector, diseñó el plan para que toda la población, tenga o no cobertura social, acceda a estos tests y tratamientos; y como prestador de servicios, también se hará cargo de garantizar la igualdad de atención sanitaria a aquellos niños que nazcan sin cobertura social.



Para los chicos que presentan estas patologías y no cuentan con seguridad social, -que son alrededor de 300 por año– el plan promueve la realización de un tamizaje auditivo a todo niño antes del primer año de vida y su registro en el “Plan Nacer” para su posterior seguimiento. A partir de la detección y diagnóstico de la hipoacusia, se deberá obtener el certificado de discapacidad y tramitar la pensión no contributiva que otorga el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.



Estos pasos son necesarios para la afiliación del niño al Programa Federal de Salud (PROFE) dependiente del Ministerio de Salud, que será el área responsable de la adjudicación de los audífonos y en el caso de ser plausibles para recibir un implante coclear, serán tramitados ante la misma dependencia.



“Lo importante es que todos nos pongamos de acuerdo en lo que hay que hacer, porque tenemos el aval de la sociedades científicas, el aval de los colegas y esto nos permitirá terminar con esos chicos que están dando vueltas, que nunca le terminaron de dar un diagnostico, o que tienen un diagnostico y que nunca llegaron a la intervención”, señaló Yedlin.



Una iniciativa para la equidad, evaluaron expertos



En representación de la sociedades científicas, participaron de la reunión Alfredo Pallante, presidente de la Comisión Nacional de la Lucha Contra la Sordera (CONALUS), el Dr. Carlos Bossio, titular de la Federación Argentina de Sociedades de Otorrinolaringología (FASO); Norma Pallares, representante de la Asociación Argentina de Audiología (ASARA); Eduardo Hocsman, jefe de otología del Hospital de Clínicas y Aldo Yanco, jefe del servicio de Otorrinonaringología del Hospital Rivadavia.



“Estamos sumamente contentos con esta iniciativa que apunta a la equidad. Con todas las consecuencias que tiene la hipoacusia para el desarrollo de la vida es muy importante que todos los chiquitos que nacen con esta patología severa tengan la posibilidad de acceder al tratamiento”, sostuvo Pallante al término del encuentro.



“Está comprobado que un niño hipoacúsico detectado tardíamente tiene menores capacidades intelectuales y de aprendizaje”, señaló Pallares, quien además consideró que “la detección temprana es una emergencia neurológica”.



Por su parte, Yanco expresó que “estamos muy contentos porque trabajamos en los hospitales y vemos la necesidad que hay en esta problemática”.



La hipoacusia y la discapacidad auditiva



La hipoacusia es la falta de capacidad para escuchar los sonidos, puede producirse por factores hereditarios, congénitos y adquiridos desde el momento del nacimiento, o adquirirse a lo largo de la vida, obedeciendo a numerosos factores causales. Cuando la hipoacusia es tan profunda que no se percibe ningún sonido, se trata de hipoacusia profunda o sordera.



Los niños nacidos con hipoacusia pueden convertirse en discapacitados auditivos si no son detectados y tratados precozmente, ya que no logran adquirir el lenguaje, y por ende deben enfrentar serios inconvenientes para adaptarse e insertarse en la sociedad.



En el mundo, según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, hay alrededor de un 10 por ciento de personas con discapacidad permanente, de las cuales unos 250 millones de personas -que representan en 3,8 por ciento del total- poseen algún tipo de discapacidad auditiva.



En la Argentina, la discapacidad auditiva corresponde al 18 por ciento de las discapacidades, y de esta, el 86,6 por ciento son dificultades auditivas, mientras que el 13,4 por ciento corresponden a sorderas.



En lo país aproximadamente nacen 700.000 chicos al año, de los cuales se estima que un 40 por ciento no tiene cobertura social, y dentro de ese universo, entre 1 y 3 recién nacidos de cada mil tienen hipoacusia.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas