SEGUINOS

POSADAS

Todos perdieron el tiempo, pero ellos mantuvieron sus propósitos

Y ahora qué? Radicales y peronistas ortodoxos fueron llevados y traídos por dos dirigentes –viejos lobos mañeros- que, sin pestañar mantienen sus propósitos. El ex gobernador Ramón Puerta, por una senaduría y el actual senador Luis Viana, reteniendo la conducción del Partido Justicialista de Misiones para seguir con un “toma y daca” que hasta ahora le dio réditos.

Por espacio de 15 días, “movieron el avispero” en el ámbito no sólo del PJ sino del arco opositor que no titubeó en dejar de lado hasta cuestiones de ideología para ir tras un “frente electoral” que presuntamente ser armaría en torno al “anti”. Anti-K en el orden nacional y anti-R en el provincial. “No está autorizado”, disparó el diputado nacional Juan Manuel Irrazábal recordando que es vicepresidente primero del PJ y que Viana carecía de una autorización expresa para iniciar tratativas. Ese cometido era de una comisión formada con tal fin por la autoridad máxima, el congreso provincial.



 



La indignación se extendía al diputado provincial Adolfo Velázquez y la legisladora nacional Julia Perié, todos ellos adherentes del proyecto que identifican como popular y nacional, siendo seguidores de la presidenta Cristina de Kirchner.



 



Pero Viana sacudió todas las estructuras, a la disidencia interna que enfrentaba su propia conducción la entretuvo con una “unidad peronista de consenso” y después que le bajó los decibeles a la crítica interna, “se la mandó solo” y se fue a negociar en público con quienes ya lo venía haciendo en privado: los radicales. Ucerreístas como Germán Bordón que identificaron a Viana con el PJ. Y que por estas conversaciones en pos de un nuevo “FUD” hasta aceptaron que se arriesgara la candidatura del también diputado provincial Luis Pastori. Actitudes que, a su vez, parecieron inducir al “pragmatismo” al diputado socialista Mariano Díaz. La convención del PS terminó pronunciándose a favor de un “frente plural”.



 



 



No aparecía públicamente, uno de los dos ideólogos de estas “movidas”, el ex gobernador Puerta, que necesita sumar votos provenientes de otras fuerzas partidarias para que le permitan acceder de nuevo al Senado. Con su pequeña fuera Unión Popular no lo consigue. De hecho a duras penas obtuvo la actual diputación nacional. Por eso ahora toda esta “unidad peronista” y todo este “frente con todos”.



 



La embestida duró 15 días y ahora amenaza con desinflarse. Si así sucede. Si se interviene el PJ, si la disidencia interna cobra fuerza y lo desplaza a Viana. Si, en fin, la desautorización a Viana pasa de las palabras a los hechos, que harán los que pasarán a transformarse en nuevos ex socios?. Cuánto habrán perdido en el camino?

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas