SEGUINOS

POSADAS

“Todos tenemos un rol importante en la sociedad”

En el cierre de la semana periodistica, el conductor del programa /6p TV Jorge Kurrle, destacó los festejos que se
llevaron a cabo en diferentes puntos del país, desde el acto central que encabezó la presidenta Cristina Kirchner en
Bariloche pasando por las diferentes provincias y en los centros barriales de cada comunidad argentina. “Todos en
todos lados festejando” el 202do aniversario de la formación del Primer Gobierno criollo. “No hay lugar pequeño en
esta Patria tan grande, nadie tiene asignado un rol pequeño, todos los que estamos en este escenario tenemos un papel
importante, que cuando nacimos ya la habían formado otras personas generosas. Ahora, cada uno desde su espacio
tiene que seguir haciendo grande” a la Argentina, reflexionó.

El periodista rescató las palabras pronunciadas en el Te Deum por el Cardenal Jorge Bergoglio. “El día (viernes 25) nos invita a despertar una vez más a la humildad, de aceptar lo que podemos y somos. A tener la grandeza de compartir sin engaños ni apariencias porque las ambiciones desmedidas sólo lograrán que el supuesto vencedor sea el rey de un desierto, de una tierra arrasada por el capataz de una propiedad foránea. Los maquillajes y vestidos del poder y la reivindicación rencorosa son cáscara de almas que llenan su vacío triste y sobretodo su incapacidad de brindar caminos creativos que inspiren confianza. Es el vaciamiento consecuente de lo compulsivo, de la soberbia en su manifestación más torpe que es la veleidad.

El veleidoso o vanidoso es el que confunde pacto de contubernio con organización; escaramuzas con lucha; ventajismo con horizonte de grandeza. Como no se soporta a sí mismo necesita atemorizar a los demás y llena de palabras contradicente lo que los hechos evidencia. Como carece de propuestas sólo enuncia reivindicaciones. Vive cuestionando, relativizando o transgrediendo porque sobrevive eternizando su adolescencia.

Ninguno de nosotros está libre de la veleidad, es posiblemente un mal argentino; y tiene su castigo en la incapacidad para amar y recibir amor. Escuchar al otro desde si, hacerse cargo, compadecer, ser solidario, acompañar, llevar los límites y diferencia, aceptar los límites y roles. El veleidoso está solo, aunque esté acompañado, aunque obligue a revereencia y someta o quiera seducir o impactar con su actuación y discurso. No es acaso la inseguridad veleidosa y mediocre lo que nos hace construir murallas ya sea de riqueza, poder, violencia o impunidad?”.

Kurrle observó que tal vez no se pueda coincidir con el religioso “porque vivimos en una Patria heterogénea, pero está bueno lo que dice en virtud de la veleidad. Quizás con algún mensaje a los dirigentes. Pero todos, de alguna manera, tenemos un gran compromiso en cada una de las cosas que hacemos. La Patria la hacemos todos, entonces suena muy liviano echarle la culpa solamente a los dirigentes políticos, al fin y al cabo somos partícipes necesarios, cada dos años y cada cuatro años de las cosas que hacemos y de las que dejamos reclamar, o no las reclamamos o no la hacemos sentir en esos momentos. Ni modo que podamos lavarnos las manos y decir que no tenemos absolutamente nada que ver”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas