SEGUINOS

POSADAS

Tragedia en Brasil: se suicidó el chofer del micro

Un joven chofer de colectivos se quitó la vida este domingo cerca del mediodía en la casa de sus padres, adonde había llegado para pasar unos días de vacaciones. Daniel Alberto Meza, de 27 años, nunca pudo superar el impacto que le provocó el accidente que sufrió con un micro en el paraje Rancho Quemado de Brasil, donde murieron ocho mujeres y más de 20 personas resultaron con heridas graves cuando volvían de un encuentro de abuelos que se había realizado en Camboriú.

El joven se quitó la vida colgándose en la planta baja de la vivienda que sus padres tienen en el barrio Don Santiago, en Garupá. Allí fue hallado cerca de las 10.50 por una sobrina, quien avisó a sus padres y éstos a la Seccional Quinta. Una patrulla llegó hasta la intersección de las calles Palermo y Liniers, donde hallaron pendiendo de una soga en el dormitorio que ocupaba.

Voceros policiales dijeron que el juez de Instrucción Fernando Verón ordenó que se realice una autopsia, motivo por el cual el cuerpo quedó depositado en la Morgue Judicial, donde hoy se hará el examen.

Meza conducía el colectivo Megadic modelo 93 de la empresa Emilio Viajes que en la noche del 19 de abril del año pasado se desbarrancó en la ruta BR 282 cuando retornaba de Camboriú con un contingente de jubilados misioneros que había participado del Abuelazo del Mercosur.

El micro cayó más de 60 metros en un precipicio y dejó un saldo de ocho mujeres fallecidas y decenas de heridos, algunos de ellos con graves heridas.

Meza estuvo detenido en Brasil durante varias semanas hasta que la Justicia lo benefició con la libertad y pudo retornar a Misiones. Tras algunos meses, logró conseguir trabajo en Buenos Aires, donde estaba radicado. La semana pasada regresó a la casa de sus padres para pasar unos días de vacaciones, dijeron sus familiares.

Los padres del joven admitieron que Daniel nunca pudo superar el dolor que le había causado el grave accidente en Brasil y la forma en que fue abandonado por su patrón de entonces, Emilio Casals, un hombre que fue procesado en Misiones por usar documentos falsos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte para superar los controles y poder realizar viajes al exterior pese a que el micro no se hallaba en condiciones técnicas de hacerlo.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas