SEGUINOS

POSADAS

Transportistas misioneros: entre piquetes y falta de combustible redujeron su actividad en un 30-40%

Rodolfo Néstor Sauer, presidente de la Cemac (Cámara de Empresarios Misioneros del Autotransporte de Carga) dijo que “la rotación de la flota está afectada en un 30-45%, teniendo la escasez de combustible efectos más negativos todavía que el paro del campo”. El dirigente dijo que hoy, ante un pedido de contratación del servicio, los empresarios deben “analizar si estaremos en condiciones de aceptar el trabajo. Porque debemos asegurar el combustible y analizar dónde hay conflictos”. Señaló que lo afectaron tanto los cortes del campo como la manifestación de policías correntinos en el puente General Belgrano –que une Corrientes con Resistencia- como los cortes en Puerto Iguazú.

Recordó que el tráfico misionero está dedicado al transporte internacional de cargas por lo que no participa del paro que está realizando el transporte de cereales que “indudablemente han sido los más perjudicados por el problema del campo”.




De todos modos, el conflicto del campo “nos viene afectando porque hay demoras y complicaciones. Sobre todo cuando no se dejaba circular los productos del sector agropecuario, que no podíamos pasar con yerba mate, por ejemplo. Y si bien estamos dedicados al transporte de exportación e importación, nos vemos obligados a adherir a estas protestas porque no podemos circular libremente”.




Indicó que “para nosotros resulta más dramático la situación que se plantea con la escasez de combustible que los efectos del paro agropecuario. Las dificultades son tremenda”. Explicó que “la mayoría de nuestras empresas tienen abastecimiento propio a granel, pero está totalmente cupificado, con cupos minimizados y esta situación se plantea con todas las compañías petroleras”. Agregó que “abastecer a una unidad en ruta es realmente una quimera. No se consigue combustible y si se obtiene es a valores exorbitantes”.



Dijo que los camiones no llevan tanques adicionales. “Las unidades circulan con los tanques originales que les otorgan bastante autonomía, pero igualmente deben abastecerse” en el camino.




Comentó que “todos los tráficos están alterados y las pérdidas hay que cuantificarlas tanto en el incremento de los precios como en cuánto se afecta el normal desenvolvimiento. Nuestras unidades de cabecera que están en Posadas deben deambular para abastecerse de combustible”.




Manifestó que “por todo esto los servicios no se están prestando en forma normal y tampoco tenemos garantías de que no vamos a ser sometidos a algún tipo de piquete. Ya lo estuvimos en el puente General Belgrano por la protesta de la policía correntina. Hoy en día hay una planta petrolera de Shell que no puede trabajar porque no hay ingreso ni salida de camiones a raíz de empleados municipales de Barranqueras que están haciendo un piquete”.



Añadió que igualmente los afectan los cortes en Puerto Iguazú “como sucede toda vez que se interrumpe el tránsito en un pasod e frontera”.



Sauer definió el panorama de la actividad como “sombrío” y señaló que “hoy en lugar de estar abocados a trabajar, producir, estamos monitoreando con qué tipo de conflicto nuevo nos vamos a encontrar”.




Dijo que la afectación podría medirse “por el porcentaje de rotación de la flota que ha sido afectado: un 30-40 por ciento”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas