SEGUINOS

POSADAS

Tras el paseo en el Papamóvil, el cura misionero habló sobre su experiencia

Fabián Báez contó cómo fue la secuencia: “Cuando pasó cerca, el Papa me reconoce y me hace un gesto de ´qué haces acá?´, entonces me acerqué a las vallas y estiré la mano. Pero fue en la segunda vuelta que hace parar el papamóvil y me dice ´subí, subí´. Ahí me salió del corazón saltar la valla y subirme. Recién cuando estaba arriba del móvil me di cuenta que estaba sentado frente al saludo de la gente”.

“Lo que más me impactó fue cómo el papa Francisco estaba atento a cada persona”
Fabián Báez, el sacerdote que se subió al papamóvil, habló con InfobaeTV sobre su experiencia al lado del Pontífice.”Me tocó a mí, pero él nos invitó a todos los argentinos y curas de Buenos Aires”, afirmó
En el día de ayer, el papa Francisco realizó otra acción fuera de protocolo al invitar a un sacerdote argentino a subir al papamóvil durante su audiencia. Fabián Báez, el privilegiado, dialogó con InfobaeTV acerca de el momento vivido: “Cuando llegué a la Plaza me quedé del lado de afuera a la espera de tener al papamóvil cerca para sacarle una foto”, explicó Báez.
El cura contó cómo fue la secuencia: “Cuando pasó cerca, el Papa me reconoce y me hace un gesto de ‘qué haces acá?’, entonces me acerqué a las vallas y estiré la mano. Pero fue en la segunda vuelta que hace parar el papamóvil y me dice ‘subí, subí’. Ahí me salió del corazón saltar la valla y subirme. Recién cuando estaba arriba del móvil me di cuenta que estaba sentado frente al saludo de la gente”.
Asimismo, Fabián Báez admitió que no tenía noción de la repercusión que iba a tener este encuentro: “No me di cuenta que había tantas cámaras y que estaba tan expuesto en ese momento. Él me dijo ‘estas fotos van a dar la vuelta al mundo’. Yo estaba contento porque estaba con él”. Sumado a esto, declaró: “No sé cuánto duró la vuelta, si me decís una hora o 5 minutos no me hace diferencia”.
En tanto, el cura argentino aseguró que su relación con Bergoglio “era un vínculo cercano de paternidad y cercanía muy concreta y efectiva”. Además, contó: “Él me ordenó sacerdote y diácono”, pero manifestó que la relación “no era de ir a comer una pizza, sino de sacerdote a obispo”.
Sobre la invitación de Francisco, Fabián Báez advirtió que “no es a mí a quien me hace subir, se habrá acordado de todos los sacerdotes y de todos los argentinos” y aseguró: “Me tocó a mí, pero él nos invitó a todos los curas de Buenos Aires”. Referido a esto, Fabián dijo que “toda su vida transcurrió en la Argentina, él vino para estar acá unas semanas y se quedó para siempre”.
Siempre en el mismo tono, Báez reveló las consultas que le hizo Francisco sobre la Argentina: “Me preguntó por sacerdotes amigos y me dijo que hay que trabajar mucho cerca de la gente, que ellos sientan que estamos cerca”. Además, contó que hoy recibió un llamado para comentar el paseo: “Me preguntó si estaba bien, si me incomodó lo de ayer”.
En el mismo orden de cosas, el sacerdote emitió su opinión sobre Francisco: “Lo encuentro el mismo Bergoglio de siempre pero pareciera que le sacaron 10 años. Lo vi muy bien físicamente, con mucha fuerza, porque es muy exigente el programa, el ritmo de trabajo que tiene”. Y agregó que “es un hombre privilegiado, tiene una capacidad muy grande, eso que tienen algunas personas que son distintas”.
Finalmente, comentó qué significa la elección de un papa argentino: “Es un signo para todos los argentinos, que tenemos tanto para aprender de esto que estamos viviendo. Hay que tener esperanza y no quedarnos con las cosas que nos separan. Promover la cultura del diálogo, sanar heridas y no profundizarlas. Hay que aprovechar la oportunidad histórica que significa para todos que el Papa sea argentino”, concluyó. (Infobae)
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas