SEGUINOS

POSADAS

Tras una marcha por calles de Posadas, Derechos Humanos intervino para exigir esclarecimiento del atentado contra dirigente social

En el marco de una acción de alcance nacional, un millar de personas se movilizaron en Posadas para exigir el esclarecimiento del intento de asesinato que sufrió en el barrio porteño de Villa Martelli, Julia Rosales, una luchadora dirigente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y del Partido Comunista Revolucionario (PCR) de la Ciudad de Buenos Aires, quien hace un año fue baleada por un sicario, mientras estacionaba el auto frente a la puerta de su casa. Producto de ese ataque, la dirigente recibió tres impactos de bala, por lo que debió ser internada.

Actualmente se encuentra fuera de peligro, pero judicialmente el caso permanece en la impunidad. Además de la CCC y el PCR, militantes del Movimiento Evita, acompañaron la marcha que contó el apoyo de la Coordinadora Provincial de Trabajadoras/es en Lucha.

Ministra Marchesini extendió el reclamo a Avruj

La movilización se inició en el Mástil ubicado en las intersección de las avenidas Mitre y Uruguay, donde los militantes portaron una bandera de la CCC, y otra era sostenida por los familiares de Pedro Cáceres, víctima de apremios ilegales que derivó en su muerte, un caso que permanece impune.

Más de mil personas caminaron hasta la sede del Ministerio de Derechos Humamos, dónde los dirigentes Felipe Mazacote, Graciela De Melo y Víctor Rosenfeld, entregaron un documento a la ministra Lilian “Tiki” Marchesini, quien se comprometió a tomar intervención en el reclamo judicial, e hizo extensivo el petitorio al ministro de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj.

El documento entregado en Derechos Humanos expresa que a un año del ataque a Rosales, “la investigación no tuvo avances, y a pesar de existir filmaciones, hasta el momento no hay ningún sospechoso, tampoco dieron resultados las gestiones ante el Ministerio de Seguridad de la Nación. Y a partir de ahí sugió que se trataría de un ataque de sicarios ligados al narcotráfico, teoría que nada tiene que ver con la actividad social y la defensa de los derechos de los sectores populares que realiza desde hace muchos años nuestra compañera, Julia Rosales”, destacan desde la CCC.

Un grave antecedente de violencia

La dirigente de la CCC, Graciela De Melo manifestó que “decidimos marchar para solicitar que el Ministerio de Derechos Humanos de la provincia, interceda ante la Nación, solicitando que se lleve adelante la investigación de este caso gravísimo que sigue impune.

Lo que le pasó a esta militante, genera un grave antecedente de violencia hacia los luchadores populares que batallan por los derechos de los sectores más vulnerables, defendiendo el derecho a la salud, al techo, a la comida y la tierra, como lo hace desde hace muchos años nuestra compañera Julia Rosales”, expresó.

El caso está impune, ocurrió hace un año

La militante social de la CCC y el PCR, Julia Rosales, fue víctima de un atentado contra su vida durante el anochecer del lunes 28 de agosto del 2017. El ataque ocurrió en el barrio porteño de Villa Martelli, mientras Rosales estacionaba su vehículo frente a su casa. Fue allí cuando un sicario en motocicleta, cubierto con un casco, se detuvo frente a ella y gatilló cinco veces su revólver, impactando tres balazos en el cuerpo de la dirigente social: una en la rodilla y dos en el pecho. Debió ser internada de manera inmediata, y afortunadamente pudo salvar su vida.

Rosales es coordinadora de la Zona Norte de Capital Federal de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), e impulsa desde allí la campaña llamada “Ni un Pibe Menos por la Droga”.

Descargar Semanario Seis Páginas