SEGUINOS

POSADAS

Un médico apreciado por la gente pelea con un cáncer

No es habitual, sino una excepción el que un médico de guardia de un hospital genere tanto cariño, tanta adhesión de la gente. Pero este es el caso de Celso Villanueva, quien se desempeñó como médico de guardia del Hospital Favaloro, de Villa Cabello, hasta que se le diagnosticó un cáncer y se quedó sin trabajo. Desde entonces contó con la solidaridad de sus colegas y compañeros de trabajo y de la gente, que hizo colectas y recientemente un festival para allegarle recursos que le permitan mantenerse. Dice que le quedan seis meses más de tratamiento con quimioterapia y después recién se podrá ver qué trabajo puede desarrollar.



“Me emocioné mucho, porque vinieron a buscarme y no me dijeron nada. Así que de pronto me encontré con el festival”, relata este médico que vive en casa de sus padres con su hijo. “Estuvo muy lindo, vinieron bandas de acá de Villa Cabello y de Santa Rita y estaban mis compañeros de Bioquímica, Farmacia, Enfermería, los médicos”, añade.


 


Y a pesar de la adversidad solo tiene palabras de agradecimiento para la gente y para todos los que lo asistieron “en los peores momentos, los de la operación. Los doctores Carroso y Valdovinos me operaron y me han hecho el seguimiento del tratamiento, así como el doctor Krause con otro cirugía. Tengo que agradecerles a ellos a todo el personal del Madariaga –del pabellón viejo- por las atenciones que me dieron”.


 


Villanueva bajó 40 kilos en este duro tiempo pero apunta que ahora ya se siente mejor. No le reclama nada a nadie, pero los vecinos no ven con buenos ojos que este médico que tanto trabajaba por el Hospital Favaloro ahora simplemente no tenga trabajo, ni ingresos. “Su trabajo era todo el día, todos los días”, señalan quienes fueron sus pacientes.


 


 


 


 


.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas