SEGUINOS

POSADAS

Un presente con anclaje también en el futuro

Seguramente 2011 será el año bisagra. De un presente que se dispara hacia el futuro y que, en el caso concreto de Misiones tiene que ver con un crecimiento posible a partir de la resolución de uno de los problemas históricos más serios que enfrentó la Provincia para avanzar en su desarrollo: la provisión de energía. Como gran contradicción de un territorio bañado por grandes ríos,  es ésta la primera vez que en más de 37 años de idas y venidas, no sólo puede concluirse Yacyretá y lanzarla a generar a máxima potencia,  sino y fundamentalmente señalar que las poblaciones situadas en su inmediata área de influencia han sido atendidas. No es sin embargo el único hecho histórico. También lo es que las fuerzas políticas en el gobierno –sea nacional como provincial- han escuchado las demandas de la gente. En una colateral pero no menos significativa reivindicación de la política como herramienta para buscar el bien común, apenas diez años después de que el hastío nacional haya planteado “que se vayan todos”.

Hoy en cambio, en una extensa Costanera, la capital provincial vuelve a mirar al río Paraná que fue su vínculo para nacer como conglomerado urbano. Extensos vecindarios con servicios de seguridad, salud, educación,  albergan hoy a las familias que debieron relocalizarse. Tratamiento de arroyos y saneamiento costero le quitaron hábitat a mosquitos transmisores de enfermedades vectoriales.  La otrora denostada Yacyretá se ha vuelto no sólo amigable.


También una herramienta para sostener el crecimiento que viene experimentando Misiones junto a la Argentina en los últimos 8 años. Obra de gestiones encabezadas por Néstor Kirchner y Carlos Rovira y continuadas por Cristina de Kirchner y Maurice Closs. Por eso esta celebración compartida con el par de Paraguay Fernando Lugo nada menos que el día en que el ex mandatario argentino hubiera cumplido 61 años. Tampoco a los gobernantes les ha resultado sencillo el cambio de paradigma. Todavía hoy deben enfrentar la oposición de sectores fundamentalistas que aliados con la oposición político-partidaria priorizan los intereses por cargos de las próximas elecciones, a cuestiones sustantivas como la provisión de energía. Gran parte de esta oposición es la que gobernó en los ’90 y pretendió privatizar Yacyretá con supino olvido de las poblaciones afectadas por la paralización de las obras que esas mismas gestiones acordaron para ofrecer la represa en construcción a precio de remate.


Una oposición que imagina a la sociedad de frágil memoria y mucha ignorancia. Incapaz de entender, por ejemplo, que de entre las energías que genera el hombre la hidroeléctrica es la más limpia y menos contaminante.  Que en una provincia pequeña, de limitado territorio el crecimiento y con él la mejor calidad de vida de su población dependerán en decisiva medida de la inteligencia que se ponga en juego para gobernar. Porque habrá que aprovechar recursos humanos y naturales sin arriesgar el presente ni el futuro. Al contrario habrá que actuar echando anclajes del presente para amarrar un futuro de crecimiento e igualdad social.


Este ha sido el compromiso ratificado en el acto de celebración compartido en la Costanera, en la noche del viernes. Allí se señaló la decisión de ambas naciones de profundizar lazos de integración y de acciones conjuntas en pos de más energía. Porque ambos países exhiben históricos crecimientos económicos. Paraguay fue la nación que más creció en la región en el 2010. Argentina en tanto viene creciendo desde hace 8 años. Crecimiento es energía, recordaron ambos mandatarios. Luego dijo que una vez finalizada Yacyretá con sus obras destinadas a las poblaciones de la zona de influencia en Paraguay, demoradas por los vaivenes políticos experimentados por el país en años recientes, habrá de seguirse avanzando. Mencionó entonces el aprovechamiento de Aña Cuá y el análisis de otros proyectos conjuntos para uno y otro país y la venta a terceros de América del Sur. Es que su país fácilmente será el mayor exportador de energía, porque su baja densidad de población le permite todavía tener excedentes de energía, también porque el proceso de industrialización recién comienza.


De su parte Cristina de Kirchner habló de una jornada en la que se cumplían mandatos históricos, poco después de haber sido condecorada por Paraguay a propósito de las disculpas por la Guerra de la triple Alianza pedida por la mandataria. Y habló también de las no coincidencias históricas: aquella Guerra que arrasó con la nación más industrializada de la América latina de entonces. Y de esta historia reciente cuando se paraliza Yacyretá, tras la desindustrialización del país. Y habla de mandatos históricos de un Juan Domingo Perón que viaja a Asunción en junio de 1974 a devolver los trofeos de la Guerra de la triple Alianza, afrontando lluvia y frío y su muerte posterior el 1º de julio. Y del ex mandatario y esposo suyo, en el compromiso asumido de concluir Yacyretá saldando deudas sociales y ambientales, recordaba en recientes declaraciones el director ejecutivo por la Argentina Oscar Thomas, que llevó adelante por el país todo ese proceso de reactivación y finalización.


El gobernador Closs, que en su mensaje pidió a la Presidenta por cuestiones que conciernen al desarrollo de Misiones y la región, dijo que traducía la esperanza de “muchos misioneros. Que podamos volver a tenerla con nosotros en el 2012 y en el 2014, cuando inauguremos otra vez grandes obras como el Gasoducto del Nordeste llegando a todos los hogares misioneros”.  En otras palabras, cuando siga completándose una parábola que se quiere justa e inclusiva.


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas