SEGUINOS

POSADAS

Un reclamo justo que fue respondido y algunos que tardan en comprenderlo

Los policías en Misiones serán los mejores pagos del Nordeste, inclusive ganarán un sueldo inicial como quien recién ingresa a la Gendarmería nacional. Porque el inicial será de 4.000 pesos, se ha informado que habrá aumentos también en los adicionales, todo ello desde este mes de febrero. Por eso, a medida que los uniformados van conociendo la real oferta salarial, van deponiendo las medidas de fuerza. Sólo queda un “núcleo duro”, que busca ser utilizado por políticos sin votos, pero que es de esperar no sea más que una alianza circunstancial, generada en la confusión que plantea un reclamo de los ribetes de éste. De hecho el Gobierno los dejará donde están. Habrá seguramente una vuelta gradual al trabajo.



Caben las comparaciones para entender que lo ahora ofrecido recupera los ingresos de la Policía provincial. Por caso, un policía en Roma, Italia, gana el equivalente a los 5.800 pesos; en  La Matanza, provincia de Buenos Aires, el sueldo inicial es de 2.800 pesos; un gendarme recién recibido percibe 4.000 pesos. Es decir que la propuesta de Misiones no solo es atendible también se posiciona a la vanguardia, inclusive en el Nordeste. Por eso hay una aceptación que se va generalizando en la fuerza, mientras que el “núcleo duro” el último pedido que hizo fue de 5.200 pesos, un 25% más que un gendarme.


Cabría preguntarse si en realidad en esta insistencia de un salario distante, no se esconde la intención de no a un acuerdo que descomprima la situación y se vuelva a la normalidad.



En cuyo caso la intención vendría mayoritariamente de afuera y estaría referida a mellar todo lo que se pueda la imagen del Gobierno. Al menos creen que eso logran. Sin advertir que, en realidad, a la gente le parece bien la oferta del Gobierno, la forma en que condujo la crisis y espera que la situación vuelva a los carrilles normales. La gente quiere vivir en paz, con seguridad.



Pero también es cierto que habrá que ver de ahora en más la capacitación policial. No puede una fuerza a la que se le asigna el cuidado de la sociedad, la seguridad pública, dejar a ésta en la indefensión. No pueden ignorar hasta este punto la responsabilidad que asumen cuando se incorporan a la Policía provincial. La responsabilidad de estar armados, de tener a su cargo bienes del Estado. Y algunos de primera necesidad como la autobomba negada a un par de casas que se incendiaban en el barrio A-4. Al que también dejaron sin custodia y los enfrentamientos entre patotas se cobraron una vida adolescente. Han ocurrido situaciones graves. La Justicia deberá actuar en consecuencia. Más allá de las sanciones que puedan caber en el marco disciplinario de la propia Policía.




Los que no dan acuerdo


 


Habrá que advertir que ya son cinco días –una semana laboral- la que lleva este conflicto que al parecer algunos quieren extender de modo indefinido. Desde fuera del conflicto, aquellos que no lograron ni el 5% de los votos en los últimos comicios o ni siquiera pudieron presentarse por no alcanzar el número suficiente de afiliados, todavía pretenden manejar a los policías todavía acuartelados.


 


Van por más, maniobran logrando que resulten amenazados los policías que quieren aceptar la propuesta; emiten información falsa usando las radios UHF de comunicación interna. Por caso dicen que los 300 pesos que integran la oferta salarial son por un mes y no un adicional permanente. Presionan a los efectivos del Servicio Penitenciario para que no se sumen a prestar custodia a bancos, edificios públicos y privados. Otro tanto hacen con los reservistas para que no tomen estado policial. Utilizan por fin los móviles del estado que han sido adquiridos para la seguridad pública, como coches familiares para el uso de los huelguistas y sus parientes.




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas