SEGUINOS

NACIONALES

Un submarino como el San Juan necesita unas 960 baterías 

Todas interconectadas y alimentan un motor eléctrico que transmite su movimiento a la línea de eje y a la hélice. A su vez, para la carga de baterías la nave cuenta con cuatro motores diésel. El submarino tiene dos tanques a popa y dos a proa. Cuando se sumerge esos tanques deben conseguir más peso, entonces se los llena con agua. Puede llega a navegar sin problemas a unos 300 metros de profundidad. Luego, para subir, es necesario expulsar agua. Y para eso es necesario enviar aire a presión así se aliviana la nave y puede subir.

"Esto es muy complejo, el buque va a profundidades de 300 metros y no podemos tener error. Cualquier error que nos resulte en una tubería, ya sea aire comprimido, agua, es grave para el submarino. Las pruebas que se realizan es al cien por cien. No podemos tener margen de error", observó uno de los mecánicos especialistas en reparación de naves sumergibles. (Fuente: Canal Encuentro)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas