SEGUINOS

POSADAS

Un total de 9 cooperativas da electricidad a unos 400 mil misioneros

Perplejas han asistido al enfrentamiento interno de Electricidad de Misiones sociedad anónima, que las afectó en lo comercial, la facturación –trámite administrativo-, no así en la provisión del servicio, que a pesar de las circunstancias, alguien se ocupó de mantener. En una entrevista exclusiva con /c6, el presidente de la Federación de Cooperativas Eléctricas de Misiones (Fecem) José Alberto Garay, manifestó la preocupación “por el avasallamiento de las instituciones. Un enfrentamiento así no puede darse, hay que buscar ámbitos de discusión que no tengan esta agresividad porque es perjudicial para el desarrollo de una provincia tan joven como la nuestra”.

Recordó que de parte de la Federación y las Cooperativas “debemos tener un vínculo bueno y constante que, además, sea totalmente eficiente”




Garay evaluó además que los tiempos que corren son difíciles para este tipo de entidades que “otrora eran pilares de la pujanza de Misiones, que tenían superávit. Hoy la situación es más complicada: la masa salarial supone el 50% de la facturación, otro 39% se va en la compra de energía a Emsa y la Cooperativa dispone de sólo un 11% para movilizar y hacer frente a los requerimientos de toda su estructura”.



Advirtió. Además, que las situaciones son disímiles entre otras y otras. “Por ejemplo, es más delicada las que tienen mayor proporción de sectores rurales, que aquellas que se concentran en la prestación del servicio a zonas urbanas. Las que están mejor económicamente son las que tienen a grandes industrias en su jurisdicción”.



Agregó que las del sector rural donde muchas veces se tienden líneas para cubrir 30-40 kilómetros de distancia a bajo costo, trabajan casi a pérdida: “en una facturación de 60-70 pesos por mes, se destinan 25 pesos al pago de impuestos; 22,50 pesos a salarios; 15 pesos a la compra de energía y los 7,50 restantes son para el funcionamiento-ganancia de la Cooperativa. Sin embargo si un mes hay que ir a cambiar un fusible, esos 7 pesos se pierden tan sólo en el gasto de combustible”.



Pero Garay hizo notar que “proveer de energía a los sectores rurales más alejados, en las mismas condiciones en las que recibe un usuario de Posadas es el primero y principal compromiso de las Cooperativas. Así que nosotros queremos seguir prestándolo y lamentamos que muchas veces no podamos llegar con la calidad que desearíamos”.



Por lo demás dijo que el subsidio que figura en la facturación es “un aporte nacional que va directamente a la gente, al significarle un menor precio por la energía que se consume. Nosotros no queremos subsidios., Quisiéramos sí un diálogo con el gobierno para que por ahí nos ayuden a realizar obras que son necesarias y nosotros no podemos encarar”, concluyó.



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas