SEGUINOS

POSADAS

Una familia dice que con malos tratos quieren desalojarlos

Tienen una casita muy precaria, pero señalan que desde hace 6 años cuidan el lote ubicado en calles 134 y 55 de Villa Dolores, mientras el marido Justo Isaurralde fabricaba ladillos para quien se declara como dueño del lugar que, no obstante, está registrado a nombre de la firma Conarsa.

Su mujer Lorena Cáceres, agrega que tienen 4 niños y han sido intimidados por esta persona que abrió zanjones con una máquina vial en torno de la vivienda. “Yo sólo quiero que me pague lo que me debe, porque yo trabajaba en negro y me despidió”, añade el hombre. La pareja dice que no tienen otro lugar donde ir y que “no es ésta una forma de tratarnos”.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas