SEGUINOS

Opinión

Una historia con dos finales, finales fuertes (Por Dr M. Barrera)

Hace un poco más de un año les contaba sobre Raimond un pequeño luchador, que nos había propuesto muchos desafíos como equipo, y nuestra felicidad radicaba en que todo lo hacíamos para darle una oportunidad a ese bebe por nacer, ofrecerle la mejor calidad de vida posible.

Haciendo historia…

Hace un poco más de un año les contaba sobre Raimond un pequeño luchador, que nos había propuesto muchos desafíos como equipo, y nuestra felicidad radicaba en que todo lo hacíamos para darle una oportunidad a ese bebe por nacer, ofrecerle la mejor calidad de vida posible.

El equipo de Medicina Fetal con base en el Hospital Materno Neonatal, es el motor aglutinante, su formación continua, integrando a las diferentes especialidades, logrando un equipo multi e interdisciplinario, es el mayor responsable del crecimiento.

Ateneos, que nos permiten discusiones apasionadas, basadas en la formación académica y la experiencia de cada uno de los integrantes, llegando a lo que creemos, es lo mejor para la paciente embarazada, él bebe y su familia.

Hace ya largo tiempo, alentamos un parto más respetado y humanizado, que la madre se sienta acompañada no invadida, que el papa se sienta parte involucrada… y lo seguimos practicando con severa autocritica, siempre hay para mejorar, es un continuo aprendizaje…

Esta es una historia con dos finales, que por supuesto presento nuevos desafíos, y sin pecar de vanidosos, pienso, estamos haciendo historia… que orgullo pertenecer a este equipo… cuando miro hacia atrás, me doy cuenta lo que ha cambiado la medicina en estos diez años… lo que ha cambiado el hospital, hoy hablamos del Parque de la Salud y de la integración de todos los profesionales que allí trabajamos.

Les decía, esta es una historia con dos finales, finales fuertes… Hace un tiempo comenzamos a atender a una pareja joven, una mama de 23 años, con un hijo de 3 años, embarazada, seguida por equipo de Medicina Fetal, ya que las ecografías habían revelado una hidrocefalia severa ( les recuerdo que quiere decir que prácticamente no se formó el cerebro del bebe y se encuentra mayor cantidad de líquido que lo normal), macrocefalia (la cabeza más grande que lo normal) tuvimos nuestra primera entrevista, donde le explicamos, de que se trata la patología y como siempre aconsejamos llegar al final del embarazo y una vez que nazca él bebe veremos cómo ayudar.

Aquí el primer desafío, sabíamos que el pronóstico del bebe era muy malo… con escasas posibilidades de vida fuera de la panza de la mama, a pesar de nuestro mayores esfuerzos… había que informarlo, a los padres y la familia… Situación por demás angustiante para el equipo, que se conforma con un médico de cada especialidad y la asistencia del psicólogo que nos ayudara a todos, propios y extraños a procesar la información y prepararnos de la mejor forma.

Él bebe tuvo en las últimas semanas del embarazo un crecimiento mayor de lo habitual, desproporcionado, con un tamaño gigante de la cabeza que ocupaba la mayor parte del útero, que por sus medidas era imposible realizar una cesárea convencional para poder sacar al bebe y mucho menos un parto… segundo desafío.

Nueva reunión de especialistas, discusión del caso, cada uno aportando lo mejor… Nuestro objetivo había cambiado, superando el dolor que significa lo poco que podíamos hacer por él bebe, más allá del confort y acompañamiento, nuestra mirada se dirigió a preservar la vida obstétrica de la mama… dicho de otra forma teníamos que pensar, que hiciéramos lo que hiciéramos, esa mama tenía que tener la posibilidad de un nuevo embarazo, y que ese embarazo no fuera de alto riesgo, por la conducta que tomáramos.

Para clarificar, el útero es un órgano muscular, responsable de albergar al bebe por nacer, que aumenta su tamaño a medida que este crece, y cuando se realiza una cesárea, la incisión se hace en determinada porción puesto que si el corte se hace en cualquier lugar, al quedar una cicatriz se convierte en una zona muy débil y podría abrirse en futuros embarazos y ser considerados de alto riesgo, incluso no  llegar a término.

La única alternativa a la que llegamos era, realizar una punción transabdominal, transuterina, trasnscraneana bajo control ecográfico… es decir una punción a través de la panza de la mama, de su útero y de la cabeza del bebe, con guía ecográfica, para extraer líquido y lograr disminuir el diámetro de la cabeza del bebe, para que la cesárea realizada a continuación no pusiera en riesgo la vida de la mama, su condición obstétrica en el futuro, como también la vida del bebe… El final de la historia, dirá que cumplimos con cada uno de los pasos… dirá que la mama está en buenas condiciones, elaborando el duelo psicológico de lo sucedido… él bebe solo vivió algo más de 24 has.

Pero hay otra historia… una historia que habla del compromiso, de la calidad profesional y humana del equipo de trabajo, acompañando a la mama durante el procedimiento, habían obstetras, anestesistas, ecografistas, neonatologos, neurocirujanos, instrumentadores quirúrgicos, enfermeros cada uno esperando su momento en la intervención… sin dudas para destacar la presencia del psicólogo al lado de la mama, desde su ingreso hasta la salida, logrando con su trabajo, la paz interior necesaria durante todo el procedimiento…

Como equipo, satisfechos con nuestro trabajo… dando pequeños pasos, dejando huellas en el camino… sin dudas vamos haciendo historia…

(*) Dr. Mario Armando Barrera.

Neurocirujano Infantil.

Especialista en Pediatría.

Post grado en Atención Primaria de la Salud.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas