SEGUINOS

POSADAS

Una mujer tuvo a su beba en un patrullero cuando arreciaba la lluvia

Un policía de la comisaria de Villa Bonita, fue un improvisado partero en la llegada a este mundo de una nena. Ocurrió en la madrugada de este viernes en Oberá, en momentos en que en esa zona de la provincia se desataba un temporal. Todo comenzó cuando una mujer, residente en el Paraje Villa Unión a unos 8 km de la zona urbana de esa localidad, llegó hasta la comisaría pasadas las 1:10 para obtener ayuda, ya que su hija Karina Andrea Golemba (23) estaba a punto de dar a luz. El personal policial de guardia hizo lugar al pedido y bajo la lluvia, el Sargento Pedro De Mattos chofer del patrullero, cargó a la joven y a su madre y emprendió el viaje hacia el Samic de Oberá. La beba, de nombre Kimberli fue ingresada en la maternidad, donde se comprobó que gozaba de excelente salud. Pesó 3,200 kilogramos.

Cuando transitaban por la Avenida de las Américas en uno de los principales accesos a Oberá,  el uniformado no tuvo otra opción que estacionar el patrullero y asistir a la mujer porque estaba con muchos dolores y ya había comenzado con el trabajo de parto. Una vez que la beba nació, se escuchó su llanto, señal que todo estaba bien.



Inmediatamente la envolvió con una sábana y con el mismo patrullero emprendió nuevamente el viaje hasta el Hospital Samic, donde recibieron la asistencia médica  y luego quedaron internadas para observación en perfecto estado de salud, según precisó el  médico de guardia.



La beba, de nombre Kimberli fue ingresada en la maternidad, donde se comprobó que gozaba de excelente salud. Pesó 3,200 kilogramos.



Con una sonrisa en los labios, De Mattos contó que “no me quedó otra que arremangarme  y comenzar a trabajar con la ayuda de la madre de  Karina. De Mattos lleva la mitad de su vida siendo policía y está próximo a cumplir los 18 años de servicio y contó que fue una experiencia maravillosa “el momento de recibir el bebé es muy hermoso, algo impresionante, esto me  enorgullece como servidor público, pero debo además resaltar la fortaleza de la madre, que sufría mucho por la incomodidad de estar sobre el asiento por lo que traté de sacar lo mejor de mí para darle una mano”.



Es la primera vez que De Mattos tiene que enfrentar una situación como la que le tocó vivir, pero en Oberá no es inusual; hace pocos meses, personal del Comando Radioeléctrico también asistieron  a dos partos.  



“Recibí las felicitaciones de todos mis compañeros y el reconocimiento de la madre Karina, a quien visité en el hospital y me contaba que es el mejor regalo que estoy recibiendo este viernes en el día de mi cumpleaños”, agregó De Mattos.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas