SEGUINOS

POSADAS

Una multitud conmovida da su último adiós a Kirchner

Ministros, gobernadores, dirigentes políticos y público en general ingresan desde la mañana a Casa de Gobierno para despedir al presidente Néstor Kirchner, en el Salón de los Patriotas, donde están junto al féretro la presidenta Cristina de Kirchner, sus hijos Florencia y Maximiliano y, en horas de la atrde, la hermana del ex mandatario Alicia Kirchner. La fila para ingresar se prolongaba por más de 25 cuadras.  Los mandatarios latinoamericanos se sumaron desde la mañana.

“Venimos a darle último adiós porque fue un buen presidente y nos ayudó”, dijo Leonor Rodríguez, vecina del humilde barrio Espora en Barracas que llegó en colectivo y poco antes de las 3 de la tarde junto a su hija embarazada de 22 añoslogró ubicarse a pocos metros de la primera salida del vallado que desemboca en la sede del gobierno.



“Soy agradecida porque con Néstor tres de mis hijos y mi marido consiguieron trabajo”, dijo la mujer tras doce cuadras y cinco horas de paso lento que arrancaba frente a la Catedral, subía por Rivadavia, doblaba por la 9 de Julio y finalmente retornaba a la plaza por la Avenida de Mayo, con el objetivo de llegar a la Casa Rosada tras sortear los dispositivos de seguridad.



Otra multitud accedía a la plaza con la misma finalidad desde la calle San Martín, por la que se extendía varias cuadras hasta bordear la Plaza, donde a las 15.30 las Madres de Plaza de Mayo, tanto de la Asociación liderada por Hebe de Bonafini como las de la Línea Fundadora, dieron su habitual ronda de los jueves.



A juzgar por carteles y algunos globos -el más notable un busto clásico de Evita-, en el lugar se concentraban grupos sindicales como los porteros del SUTEH, mecánicos del SMATA y estatales de UPCN, pero no en forma de columnas compactas sino intercalados con vecinos de los partidos del conurbano, cuyos intendentes, como Mario Ishi de José C. Paz, colgaron sus carteles.



Esa heterogeneidad social y política, así como ausencia de fricciones entre grupos, fue una característica de la demostración de este jueves, así como el alto grado de espontaneidad de la asistencia, tanto dentro del corralito como en los grupos que sólo llegaron al histórico paseo para dar testimonio y darle “Fuerza Cristina”, como rezaba buena parte de los carteles manuscritos o improvisados.



El grupo sindical de mayor visibilidad fue el de los camioneros de Hugo Moyano y no sólo por su número y cartelería, sino también por las decenas de camiones de las embotelladoras de cerveza y gaseosa estacionados en la avenida 9 de Julio.



Junto a los micros despachados desde las intendencias del conurbano, en esos camiones se movilizó parte considerable de la asistencia encuadrada identificada en muchos casos por simples banderas de estructuras territoriales.



El dispositivo sanitario montado en conjunto por Defensa Civil, Ministerio de Salud de la Nación y trailers del porteño SAME, prestaron junto a un carpón de la Cruz Roja montado en la Diagonal Norte ayuda a víctimas de los apretujones y sobretodo los sofocones cuando a mediatarde el sol partía las cabezas pese al vientito fresco que barría la plaza.



Uno de los grupos territoriales del conurbano que ingresó por el corralito lucia a esa hora una camiseta blanca con la inscripción “La asignación universal cumple, Cristina dignifica”.



Volante arrojados por diferentes agrupaciones insistía en la consigna “Fuerza Cristina”, la consigna también incluida en un afiche que empapeló desde anoche la ciudad y que se repitió una y otra vez en los sobrios cánticos de los manifestantes.



Junto al Cabildo, donde flameaban banderas celeste del Movimiento Evita y rojas del Partido Comunista, una pintada con aerosol rezaba: “Néstor Kirchner presente/Cristina Presidente 2011 cueste lo que cueste”. 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas