SEGUINOS

POSADAS

Una panadería artesanal redujo su producción por escasez de insumos que, además, están más caros

Se trata de la panadería Galarza de Miguel Lanús, una empresa familiar de Luis Galarza, que todavía utiliza horno a leña y se define como “artesanal”. Galarza explica que “nosotros trabajamos en blanco, pero estamos rodeados de panaderías clandestinas” lo que lo obliga a mantener el pan a 3,50 pesos el kilogramo. “Debería cobrar 4,50 pero no puedo porque la gente no compraría”.

Señala que “los insumos aumentaron un 50% y hay otros que no se consiguen, así que hay productos que dejamos de hacer. Una bolsa de harina costaba 50 pesos, ahora está a 100 pesos y es de menor calidad por lo que rinde mucho menos”.



Galarza confirmó que “los problemas empezaron con los conflictos del campo. Esperemos que esto se solucione porque sino no sé qué vamos a hacer. Este es nuestro oficio, no sabemos hacer otra cosa. En el peor de los casos haré pan con una bolsa de harina”, señaló. Daba cuenta que “la familia ya está sintiendo la situación. Hoy no podemos hablar de ganancias, salimos empatados”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas