SEGUINOS

POSADAS

Una tonelada de pilas usadas recibirá la disposición final que corresponde

La Secretaría municipal de Calidad de Vida, de Posadas, lleva a cabo desde hace tres años el “Programa Ambiente Solidario”. A través del cual, la dirección municipal de Medio Ambiente Urbano convocó al comercio, las instituciones educativas y a las delegaciones municipales, para desarrollar acciones de correcta disposición de residuos y protección de medioambiente. Hasta este mes se logró el acopio de 1.000 kilogramos de pilas, esto es, una tonelada de un residuo peligroso y contaminante que se entregó a la Empresa AESA, donde recibirán una correcta disposición final.

Todas las pilas contaminan cuando son desechadas ya que contienen materiales tóxicos, entre éstos, metales como mercurio, cadmio, plomo, zinc, manganeso y litio; de hecho, el 30 % de su contenido son materiales que causan daños a la salud y el medio ambiente. Con el paso de tiempo y por descomposición, sus elementos se oxidan y derraman diferentes tóxicos en el suelo, agua y aire, lo mismo sucede cuando se quema las pilas en basureros o se las incinera.



Las instituciones (educativas, delegaciones y comercios) adheridas al Programa Ambiente Solidario poseen afiches indicativos y recipientes para la recepción de pilas. Quienes quieran generar un centro de acopio que pueda dar el servicio a la comunidad y posibilite otro lugar donde acercar  pilas usadas, pueden vincularse con la dirección comunal de Medio Ambiente Urbano ubicada en el segundo piso del edificio de San Martín y Rivadavia, teléfonos 449072 o 449026, y consultar con la psicopedagoga  Mirtha Corti.



La Municipalidad de Posadas invitó a la comunidad a sumarse al programa acercando todo tipo de  pilas usadas, haciendo uso de esos espacios como una forma de evitar que las mismas perjudiquen nuestra calidad de vida.



De acuerdo con la información disponible, existen dos tipos de pilas: las primarias y las secundarias. Las primarias son las pilas desechables que una vez usadas no pueden recuperarse y las pilas secundarias son las que se pueden recargar. Lo más recomendable es disminuir el consumo de pilas y, si es inevitable, utilizar las recargables; una pila recargable puede reemplazar hasta 300 pilas desechables. Además, evitar el uso de pilas de origen dudoso ya que tienen una vida útil más corta y no tirar las pilas con la basura domiciliaria, ya que estos residuos son contaminantes.



Los fabricantes deberían hacerse responsables de la recolección, tratamiento y reciclado de todos los residuos de las pilas y baterías que han colocado en el mercado (responsabilidad extendida); pero, en tanto no exista un sistema de recuperación de pilas por parte de las empresas, el Municipio debe gestionar el tratamiento de pilas como desechos peligrosos.



Todas las pilas y baterías pueden y deben reciclarse con la mejor tecnología disponible, por ahora sólo existente en EEUU y Europa, ya que en las baterías recargables pueden recuperarse hasta un 90 % de sus materiales, y en las pilas comunes cerca de un 50%.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas