SEGUINOS

POSADAS

Unam: continúa sin resolverse la crisis del “autopago”

Aun después de las dos largas sesiones extraordinarias que insumieron 12 horas de debate, la conducción de la UNaM no atina a resolver la crisis desatada a partir del “autopago”, al punto que uno de los decanos solicitó la renuncia de la actual directiva y la convocatoria a nuevas elecciones.

La Universidad se encuentra en “emergencia” definieron en esas sesiones en las que también se aprobó un 20% de reducción de los aumentados sueldos de los funcionarios a cargo de la conducción política de la casa de altos estudios. También se aprobó restringir los gastos referidos a contratos, viáticos y horas extras.


 


De igual manera se decidió suspender el adicional por “zona desfavorable” que cobran docentes y no docentes “hasta tanto se obtengan fondos” para pagarlo, al tiempo que también se dispuso liquidarlo en el futuro sólo sobre el básico.


 


Estas medidas de contención del gasto, a partir del “negro panorama” de las Facultades descripto en las últimas reuniones parecen haber llegado demasiado tarde, si se tiene en cuenta que la crisis se desató a comienzos de año, por decisiones adoptadas en diciembre del 2007 y enero del 2008. Los decanos dijeron ahora que las unidades académicas afrontan deudas de más de 100 mil pesos cada una.


 


“Es evidente que estamos fracasando, fallando, y me incluyo. Yo creo que tenemos que renunciar todos, rector y vicerrector, decanos y vicedecanos”, disparaba Andrés Linares, actual decano de la Facultad de Ciencias Exactas y un “histórico” de la Unam, como que fue egresado de esa casa de estudios y el primer rector de la Universidad elegido por los claustros de esa casa de estudios, tras el regreso de la democracia.


 


Claro que su opinión fue rápidamente replicada por su par de Humanidades, Javier Gortari para quien, en cambio, “la decisión de bajarnos los sueldos un 20% “ cerraba el capítulo del “mal llamado autopago. Que no es tal, porque lo decidieron dos personas y benefició a 75” funcionarios de la casa. Es más informó que ahora se enteraron por un informe del contador Carmona que los fondos para el pago de los aumentos a las autoridades “llegaron en el 2006 y 2007. Claro que no se sabe porqué no se pagaron en su momento y eso debería investigarse”.


 


Cada vez que las autoridades intentar aclarar lo sucedido, abren nuevos interrogantes. Porque si el autopago lo deciden dos personas, no se estaría contraviniendo lo que determina el propio Estatuto que faculta al Consejo Superior a decidir las asignaciones presupuestarias, es una de las interrogantes planteadas.


 


En tanto, en aquellas largas reuniones tampoco se aprobó la auditoría interna presentada por el Rector para avalar los pagos a funcionarios porque se requirió información complementaria. Todavía se espera la resolución de la investigación que realiza la Sindicatura General de la Nación. Y como si todo esto fuera poco, Gortari, en su entredicho con Linares, aportó otro elemento, una presunta “interna”. Definió los dichos de su par como “sainete político” y sostuvo que el decano de Exactas fue un “aliado privilegiado” de la anterior gestión de Fernando Jaume.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas