SEGUINOS

POSADAS

Universitarios: estudiar lejos de casa, mejor acompañado

Los jóvenes -y los no tanto- que quieran continuar sus estudios universitarios en una ciudad como Posadas deberán sumar a sus aspiraciones personales otras cuestiones menos gratas, como precios de alquileres, costos de alimentación, pasajes y fotocopias. Conseguir un lugar donde será el centro de operaciones del alumno no es nada fácil. Además, el precio se encarece a medida que se acerque al Centro de la ciudad o en la zona universitaria de Miguel Lanús. En el programa /6p de /c6 y Canal 21 de Cablevisión difundieron algunos números como para comenzar a hacer cuentas y evaluar todas las posibilidades. Un monoambiente se puede ocupar abonando desde unos 400 a 600 pesos; un dormitorio con un kichinette, por encima de 700 pesos; departamento con un dormitorio y una cocina, más de 800 pesos y un departamento con más ambientes, por arriba de los 1200 pesos.

En el envío televisivo conducido por el periodista Jorge Kurrle, la columnista Gabriela Neis consideró que resulta más conveniente compartir el lugar elegido como residencia temporaria mientras el estudiante curse las materias de la carrera que haya elegido. “Hay que ingeniarse”, comentó para indicar que también el universitario puede realizar otras actividades de índole laboral para conseguir recursos y alivianar, de alguna manera, la economía familiar.




Alquilar para estudiar cuesta un 30 por ciento más


La demanda de departamentos para universitarios aumentó en los últimos días en forma  directamente proporcional al costo del alquiler. Los ubicados en la zona céntrica de Posadas son, como siempre, los más buscados. Pero también en Miguel Lanús, muy cerca del Campus.



Conseguir un lugar donde sentirse cómodo para pasar varias horas dedicadas al estudio es una tarea difícil en una ciudad que, si bien está creciendo en diversos aspectos, aún tiene pendiente cosas por resolver. Como es precisamente dar albergue a los jóvenes -y no tanto- que llegan año tras año a continuar sus estudios superiores.


Los precios de las casas o departamentos varían conforme donde están ubicados. Si es en el Centro, cuesta más que uno ubicado en las afueras. También la zona de Miguel Lanús es muy requerida y, por lo mismo, cotizada.


Los 330 pesos que se paga por una simple pieza el año pasado ahora se deben abonar 420 pesos y hasta podría llegar a los 450. En cuanto a los monoambientes, tan cálidos como incómodos, de 500 pesos subió a 600, 650 llegando incluso a pedir el locador unos 700 pesos. Mientras que departamentos con un dormitorio se puede abonar unos cien pesos más si se quiere mantener como lugar de estudio. Caso contrario, el estudiante tendrá que hacer la mudanza.



Inmobiliarias con demandas


En un 30 por ciento aproximadamente se incrementó el valor de los alquileres en comparación con el año anterior, comentó Aníbal Clérici, propietario de una inmobiliaria con varios años en el rubro.


Un departamento se alquila en 1000 – 1300 a 1500 más expensas. Uno de 1400 pesos, que es lo que hay disponible, llega a una expensa de 400 pesos. “Entonces, tendríamos 1400 de alquiler más 400 de expensas son 1800. Ahora, también tendríamos que dentro de las expensas está también seguridad, la luz, el agua, servicio de sereno a veces cochera que forman parte de lo que son las expensas”, explicó el empresario en declaraciones periodísticas a una radio de la capital provincial.


En los departamentos céntricos la exigencia del estudiante es que quiere dentro de las 4  avenidas, es decir lo más cerca del micro centro.


Ante la proximidad del inicio de las actividades universitarias, aún se consiguen departamentos o casas pero ya comienzan a escasear.  Es que previo a las clases están los exámenes. “La gente se apresura mas deja a última hora, como todo, y cuando nos damos cuenta estamos sobre el comienzo de las clases y lógicamente eso hace que incrementen los alquileres”, observó Clérici.



Nuevas construcciones para estudiantes


Una de las consecuencias del aumento de la población estudiantil en Posadas es la falta de lugares donde albergar a tanta gente que viene de otras localidades a seguir una carrera universitaria. Entonces, esta demanda es aprovechada por el negocio inmobiliario que se da a la tarea de construir edificios especialmente para esa franja.


Posadas se está volviendo una ciudad netamente estudiantil, independientemente de la gente que busca la zona del Campus, en Miguel Lanús, “ya que tiene sus pro y sus contras como la distancia al Centro, pero también la comodidad de estar cerca de la Facultad, como todo se remite al centro el chico se paga 3-4 pasajes al día con lo que significa una pérdida de tiempo y aparte el aumento del costo del pasaje ya que el colectivo suma”, enfatizó Clérici.


Las preferencias


Según el empresario del rubro, el propietario prefiere dar a una inmobiliaria que realice la operatoria de alquiler por la seguridad que ello implica. El inquilino, a veces, prefiere tratar con el propietario por las facilidades por el trato directo y se dejan cosas de lado que no deberían dejarse “ya que las inmobiliarias están capacitadas para elaborar un contrato vigente, un contrato que esté conforme a Derecho y un particular no”.


Clérici, en este punto, sostuvo que algunas veces pasa que el padre del estudiante se resiste un poco al pago de la comisión de la inmobiliaria “que es el equivalente a un mes de alquiler, pero también hay una cosa, zapatero a los zapatos, si compras un remedio anda a la farmacia, no puede venir la gente de otra ciudad a recorrer las calles buscando cartelitos que diga ´alquilo´. Te dirigís directamente a una inmobiliaria o a una farmacia o a una tienda a buscar específicamente lo que buscas y ese trabajo es el nuestro, el de brindarte la comodidad sin la necesidad de recorrer la ciudad”, graficó.


El movimiento en esta actividad aumenta para septiembre-octubre hasta marzo, luego se produce la renovación, a veces por comodidad, “gente que se mete en un lugar porque no consigue otra cosa o aquellos que se quieren cambiar o que simplemente le convenga mas”.


 


Cerca del Centro es mejor


La vocal de la Cámara de Inmobiliarias de Misiones, María Giménez, dijo que todos los años crece la demanda de alquileres por parte de los estudiantes universitarios. Asimismo, consideró que el incremento en los precios no produce un efecto negativo en el sector inmobiliario. En declaraciones a Seis Páginas comentó que la primera opción que buscan los jóvenes es instalarse dentro del radio céntrico de Posadas, y luego consultan por alguna oportunidad cercana a la institución a la que concurrirán a estudiar. “Tiene que ver con una cuestión social, con el contexto”, remarcó.


Con respecto a los precios, explicó que los de años anteriores elevaron un poco nada más sus valores, pero que sí se observa una diferencia de precios en los inmuebles nuevos, los cuales ya contienen las comodidades reclamadas por los estudiantes. En este sentido, Giménez agregó que “son unidades nuevas, están en mejores condiciones y ya cubren las necesidades del sector”.


Por otra parte, reiteró la intención de los universitarios de querer radicarse en cercanías de la zona centro de la ciudad capital, transformándose esta opción en la primera consulta al llegar la inmobiliaria. Queda en segundo lugar la posibilidad de instalarse en un sector cercano a la facultad en la que estudiarán. “A los nuevos estudiantes que llegan hay que sumarle los que ya estudian acá y renuevan o no sus contratos, así que la demanda crece”, destacó.



(www.seispaginas.com o Semanario Seis Páginas Edición Nº 61 versión papel)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas