SEGUINOS

POSADAS

Volver a la huerta familiar, entre otras propuestas, para lograr el “Hambre Cero”

A raíz del anuncio por parte del gobierno provincial sobre el compromiso social que implica el padrinazgo de los niños en situación de vulnerabilidad, televidentes de /c6 se hicieron escuchar para opinar sobre el tema. Por un lado, algunos coincidían en que es buena la propuesta de comprometer a la sociedad en la lucha contra la desnutrición en la provincia, y consideraron adecuada la idea de incentivar a apadrinar niños. Pero la mayoría concordó en que los procesos y costumbres alimenticias ya no son las mismas que antes. “Ya no hay ese esfuerzo por ganar dinero para poder cuidar de mi familia, como lo hacían nuestros padres. Se perdió el valor al esfuerzo”, comentaron. Además, mencionaron a los diferentes planes sociales que otorga el Gobierno Nacional como uno de los factores que colaboran en la construcción de la “haraganería” de los ciudadanos.

Asimismo, señalaron estar de acuerdo con el beneficio de ellos, pero indicaron que al no estar bajo control por el Estado, los usuarios no cumplen con una tarea determinada que tendría que actuar como causa de la remuneración percibida.


Por otra parte, algunos observaron que la capital provincial posee un mayor índice de desnutrición infantil debido a que los padres de esos niños tienen la posibilidad de gastar su dinero en salas de juego, mientras que en las colonias de la provincia no tienen acceso a esa alternativa, explicaron.


Además, sostuvieron que la mala alimentación no pertenece solamente a las familias de bajos recursos económicos, sino que existe una nueva cultura alimentaria – debido al agilizado ritmo característico de la sociedad actual – que lleva a los padres preparar comidas rápidas o “chatarras”, carentes de nutrientes que aporten al desarrollo del niño. “Ya no existe el buen puchero, el guiso de poroto, la sopa”, agregaron.


La idea de implementar una ley que contenga a los chicos con desnutrición y que al mismo tiempo “obligue” a los padres a alimentar “como corresponde” a sus hijos se hizo presente en la voz de una televidente. Otros aportaron la propuesta de que el Estado “alquile” terrenos para poner huertas que sean cuidadas por familias, “para que aprenden a trabajar para el consumo propio”. En este sentido, comentó un oyente que sus nietos tienen una huertita a cargo cada uno, donde aprendieron a trabajar la tierra, “sacar las verduritas y valorar el obtener las cosas por el esfuerzo, y nos ha ido muy bien así con ellos”, expresó el abuelo.


“Si allá está un centavo más barato que acá me voy a aquel local, pero porque aprendí lo que cuesta ganarme la moneda gracias a lo que me enseñaron mis padres, pero ahora eso ya no existe”, exclamaron.


Por otra parte, una señora planteó la dificultad que implicaría – luego de apadrinar a un niño – explicarles a sus padres “esto se debe hacer, esto no; porque es algo que ya lo tienen incorporado”. Por este motivo, presentó la propuesta de integrar en el proceso a las salas de primeros auxilios de cada barrio y a asistentes sociales que realicen un trabajo conjunto de enseñanza y concientización sobre algunas cuestiones.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas