Desde el laboratorio que fabrica collares dicen que es “irresponsable” recomendar baños con deltametrina

A pesar de ser éste el componente de los collares que ellos fabrican, representantes del laboratorio Intervet consideraron que sería “irresponsable” de parte de un veterinario recomendar baños con deltametrina de sus perros “porque no hay en el mercado un producto de eficacia comprobada” en la prevención de la leishmaniasis. Lo planteó Eugenia Sand, en la jornada destinada a veterinarios que la empresa realizó en Posadas, con participación de la firma Insumo S.A., una firma que los representa en el mercado local. La jornada contó con la participación de la doctora Mari Mercondes, de la universidad de San Pablo, Brasil, un país que tiene leishmaniasis desde hace 40 años, señaló Silvia Canela de Bragañolo, de Insumos.


En la jornada se buscó “aportar toda la información que se dispone en el tema, que es preocupante” en una zona como Misiones donde se ha presentado la enfermedad. Sand manifestó que el collar “tiene concentraciones constantes de deltametrina que protegen el manto del perro protegiéndolo contra garrapatas, mosquitos y el flebótomo de la leishmaniasis”. Manifestó que no es el único métido pero sí “una de las herramientas” para combatir esta enfermedad, ya que “tienen una duración de seis meses y la única precaución que debe tenerse es no bañar a los animales con shampoo antiseborreicos porque quitarían la protección dada por el collar, ya que el principio activo de la deltrametina se distribuye por la grasa de la piel del perro”. Añadió que la compañía lanzó el producto el 19 de diciembre del 2007 en el mercado argentino “con una repercusión que ha superado nuestras expectativas”. Pero indicó que sabiendo que en Posadas hay 107 mil perros, que en su mayoría no tienen protección contra la leishmaniasis han determinado que “tenemos mucho que trabajar todavía” para que los propietarios de las mascotas adviertan el riesgo al que se exponen.

 

Por lo demás dijo que el precio promedio de 75 pesos del collar, considerado “alto” por las familias de menores ingresos, observó que debe promediarse con los seis meses de duración de la protección. Consultada sobre el uso de baños de deltametrina indicó que “no hay un producto en el mercado de comprobada eficacia y un proyecto de esta naturaleza necesita de la aprobación del Senasa”. Consideró por tanto que es “irresponsable” un veterinario si lo recomienda “porque la zoonosis está instalada, aquí ya hubo personas que murieron y la eficacia de estos baños no está comprobada”, agregó.



Inicio