SEGUINOS

POSADAS

Yacyretá a plena producción en el 2011, 37 años después

Hacia atrás, una historia del “nunca más”. Hacia adelante está la plena producción prevista para principios del 2011, tras cumplir 37 años de aquel Tratado Binacional firmado entre Argentina y Paraguay en la tercera presidencia de Juan Domingo Perón. Habrá dejado atrás una historia de desencuentros, dilaciones y, lo que es peor, concreciones de espaldas a los pueblos afectados directamente por el gigantesco emprendimiento. PÑorque recién en 2003 Yacyretá empezaría a escribir la nueva historia, con la gente.


 

El Tratado fue firmado el 3 de septiembre de 1973 y concebido como una obra de valor geopolítico que no sólo suministraría energía a la Argentina sino también a las provincias de Misiones y Corrientes, dice expresamente el ex Presidente argentino en la presentación de la iniciativa que fundamenta al Congreso de la Nación. Pero además Perón era el Presidente que había pedido estudios sobre grandes represas cuando, ya con visión estratégica, analizaba la dependencia planteada por los combustibles fósiles como el petróleo,  a países, tal el caso de la Argentina, que no podían lograr el autoabastecimiento.


 


La no contaminación fue entonces otra de las variables consideradas para la preservación del medio ambiente, al momento de decidirse por la hidroenergía. Pero de aquel comienzo a este presente de finalización de la gigantesca represa sobre el río Paraná,  corrió mucha agua bajo los puentes.


 


Una historia que no quiere volver a repetirse “nunca más” según insiste en señalar el director por la Argentina de la Entidad Binacional Yacyretá, el misionero Oscar Thomas. Porque a las marchas y contramarchas de Argentina y Paraguay, se sumaron en los ’90 los intentos de la era menemista, en el país, y puertista, en la provincia, por privatizar la hidroeléctrica.


 


Intenciones que intentaron disimularse con una calificación de indudable resonancia mediática: monumento a la corrupción. Así la calificó el ex presidente Carlos Menem. Nada haría sin embargo para corregir los desvíos, sino que los usó en un intento por  justificar la entrega a manos privadas.


 


Pero el proceso privatizador no se llevó a cabo. Así en el 2003 el presidente Néstor Kirchner, en acuerdo con Paraguay, decide darle el impulso final para la terminación de las obras que, en concreto recién habían comenzado con el regreso de la democracia en el 1983.


 


Fue Kirchner quien impulsó, además, que la represa sirviera al desarrollo de los pueblos de la región. Allí empieza una historia decisiva, porque es cuando el entonces gobernador Carlos Rovira plantea al presidente hoy fallecido las demandas de Misiones y es entonces cuando se designa como director ejecutivo por la Argentina al arquitecto Thomas. Un funcionario que se mantiene en el cargo y cuya gestión ha permitido la reparación de las deudas contraídas con Misiones por una hidroeléctrica que, hasta ese entonces, había ignorado a los pueblos ubicados en su zona de emplazamiento.


 


 


La línea de compromiso abierta por Kirchner fue continuada por la presidenta Cristina Fernández, haciendo posible que la central hidroeléctrica esté a pleno funcionamiento a comienzos del 2011, exactamente a 37 años de la decisión de hacer Yacyretá.


 


 


Integración y desarrollo


 


 


 


A 37 años de aquella decisión del presidente Perón es posible advertir que la hidroeléctrica ha sido reencauzada en los propósitos de la iniciativa, de los que dio cuenta el propio ex mandatario en su mensaje al Congreso de la Nación, al solicitar la aprobación del Tratado con Paraguay. Fundó la necesidad de la obra en el marco de la integración regional y el aprovechamiento de los recursos naturales renovables para el desarrollo.


 


Así se ponía fin a un prolongado período de discusiones internas sobre la estrategia geopolítica que convenía implementar en la región, para pasar a la concreción de Proyectos conjuntos en beneficio de los países y sus pueblos. Comenzaba la etapa de los hechos y de las obras y terminaba la etapa de los dichos y de los papeles.


 


 


Porque la muerte del General Perón, poco meses después de la aprobación del Tratado por el Congreso de la Nación, y el drama institucional que vive la Argentina a partir de ella, posterga la iniciativa de llevar adelante el Proyecto hasta el regreso de la democracia en 1983.


 


Pero tampoco entonces se encuentra el camino. Y ya con el regreso de las políticas liberales de los ’90 Yacyretá se reduce a una mera unidad de negocios para transferirla al sector privado. Paralizan Yacyretá, que queda como una obra inconclusa tanto en sus fines como en su capacidad de producir energía.


 


Recién en 2003,  30 años después de la firma del Tratado, el Presidente Néstor Kirchner, con la misma visión que llevó a Perón a suscribir el Tratado de Yacyretá decidió, en acuerdo con el Paraguay, terminar las obras y ejecutar las acciones necesarias para que este proyecto contribuya al desarrollo e integración de los pueblos de la región.


 


“Néstor Kirchner puso en ello todo su empeño y su compromiso para revertir las graves consecuencias sociales y técnicas producidas por el abandono del Proyecto. Ese compromiso, continuado hoy por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, finalmente ha dado sus frutos”, destaca hoy al celebrar el aniversario el director argentino Oscar Thomas.


 


Y destaca que desde principios de 2011, Yacyretá alcanzará plena producción y, en ese mismo año, habrá saldado la gran deuda social e institucional que tenía con la región de influencia, para pasar a convertirse en el Proyecto de Desarrollo e Integración que soñaron Perón y Kirchner. Es el mejor homenaje que podemos hacerles, al cumplirse los 37 años de la creación la Entidad Binacional Yacyretá”, dice Thomas.


 


En tanto una extensa Costanera transforma a Posadas. Hay profundas transformaciones en Garupá y Candelaria. La modernidad llega entonces de la mano de esta enorme represa, que ha generado nuevos barrios, nuevos centros educativos y de salud. Hay otros centros de recreación, de recuperación del río Paraná para la gente. Otras vías de comunicación. Yacyretá ahora trabaja de cara a la sociedad.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas