SEGUINOS

POSADAS

Yacyretá es el símbolo de la potencia industrial alcanzada por la Argentina

La presidenta Cristina de Kirchner dijo que “a los hombres que han hecho mucho por el país se los recuerda así, terminando sus obras y yendo por más para Argentina, Paraguay y América del Sur”, al celebrar junto a su par de la nación guaraní Fernando Lugo la finalización de Yacyretá y su puesta a máxima potencia. No fue ella sino Lugo quien dio cuenta del acuerdo entre ambas naciones por seguir trabajando a favor de la finalización de la gigantesca represa y el posterior aprovechamiento del brazo principal, para sumar el vertedero de Aña Cuá a la generación eléctrica. Inclusive la decisión conjunta de analizar nuevos proyectos conjuntos. Dijo que se “cumplía un mandato histórico muy fuerte” de Juan Domingo Perón y Néstor Kirchner, en el aniversario del natalicio de este ex presidente y esposo suyo. El gobernador de Misiones Maurice Closs hizo requerimientos específicos a la Presidenta relacionados con la Provincia y la región y abogó por un segundo mandato de Cristina para inaugurar nuevas obras, como el Gasoducto del Nordeste. Lugo de su parte dio cuenta de la decisión de profundizar el relacionamiento bilateral, la ampliaicón de la producción de Yacyretá con Aña Cuá y nuestros proyectos energéticos para ambos países y la América del Sur.

Destacó que la finalización de la obra después de 37 años es “definitoria para ambos países, porque sirve para sostener el crecimiento económico” y precisó que Yacyretá “es una parábola de lo que nos ha pasado a los argentinos, a los paraguayos y a los ciudadanos de esta región”.


 


Recordó entonces “la fuerte imagen de aquel presidente (Juan Domingo) Perón que en junio de 1974 decide viajar a Paraguay, en visita de Estado, para devolverle los trofeos de guerra de aquella vergüenza nacional que fue la Guerra de la Triple Alianza, que sirvió para arrasar con el Paraguay, el primer país industrializado de la región.  Perón iba con su uniforme de general, aguantó la lluvia y el f río, y poco después el 1º de julio murió”.


 


Señaló que “allí se marca el inicio de la historia de Yacyretá, “pero poco después se escribía la historia de una de las más sangrientas dictaduras que trajo el sojuzgamiento del país, la desindustrialización. No hay casualidades: el Paraguay del mariscal Francisco Solano López con los primeros hornos de fundición de fierro, los primeros ferrocarriles y el presidente perón, a mediados del siglo XX encarando la industrialización argentina”.



 



Señaló palabras del gobernador Closs acerca de los intereses que acecharon para quedarse con la obra de la represa. “No sólo la corrupción envolvió a Yacyretá sino que estuvo parada durante años y años, porque un país que no produce, que no tiene obreros ni industria, no necesita energía. Por eso ahora, Yacyretá es también un símbolo de la potencia industrial que ha alcanzado la Argentina”.



 



Hizo notar que “también este año vamos a inaugurar otro emblema energético: Atucha II. Fue el general Perón el que inauguró Atucha I. También Atucha II se había paralizado en 1994 y ahora la vamos a terminar este año”. Pero advirtió que “todo nos va a resultar poco, cada vez vamos a necesitar más energía para seguir produciendo y hacer sustentable el crecimiento económico más importante de los 200 años de historia de nuestro país”.



 



Pero señaló que se trata “de un crecimiento con inclusión de amplios sectores de la sociedad que había sido dejados de la mano de Dios. Cuando se hacen obras de esta importancia, se generan desplazamiento sociales que deben ser reparados en toda su dimensión y extensión y también debemos realizarlas con responsabilidad, con sinceridad y honestidad intelectual. Planteando la necesidad de seguir haciendo obras de energía. Porque sin energía no vamos a poder seguir creciendo. Hay que tener en cuenta que cuando se pide trabajo, industrias para el Nea y el Noa sabemos que tenemos que contar con energía. Por eso la línea de alta tensión que une a estas dos regiones del país sistemática e históricamente olvidadas”.



 



Destacó que Yacyretá abastece hoy de energía a 5 millones 600 mil personas y supone un punto de inflexión “que es posible cuando hay gobiernos que han decidido impulsar proyectos de una política nacional y popular, democrático e inclusivo en lo social. Sólo así podemos llegar a bien puerto”. Observó que la paralización a que se había sometido la represa y de la que la sacó la decisión del ex presidente Néstor Kirchner de reactivarla y finalizarla, había comenzado a deteriorar las turbinas que no funcionaban a la potencia para las que habían sido proyectadas.



 



“Yo sinceramente siento que este es un día muy especial, en el que estamos cumpliendo mandatos históricos muy fuertes que se originaron en los años ’70 con Perón y siguieron con Kirchner y siento que venimos a cumplir una promesa que él hizo. Somos los argentinos los que estamos cumpliendo con nosotros mismos, terminando el trabajo que otros iniciaron”, significó.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas