SEGUINOS

EDITORIAL

Las estadísticas traducen en cifras el rostro humano y doloroso de la crisis

Podría decirse que marzo fue un mes de adversidades, o que fue el mes de la ulterior confirmación de la gravedad de la situación en la que se encuentra inmersa la Argentina. El desempleo avanzó sobre los dos dígitos en los grandes centros urbanos y si bien en Posadas el impacto fue menor, creció respecto de anteriores mediciones y los dos dígitos fueron alcanzados por el subocupación.

Ni qué decir de la pobreza. Medida como se quiera, con el método del Observatorio Social de la Universidad Católica o con el del Indec los indicadores de la pobreza siguieron disparándose. Y no es sólo el resultado de la disparada de la inflación o de la persistente devaluación del peso que coloca los ingresos de las personas y las familias como insuficientes, sino los resultados de la política macroeconómica en vigencia: cierres de empresas, pérdida de puestos de trabajo, caída de la actividad económica, de la actividad industrial, de la construcción.

Alerta de la UCA: la pobreza creció en 2018 y afecta al 31,3% de la población

Y qué medidas adopta el Gobierno de la Nación para afrontar la gravedad de la hora? Podría decirse que ninguna. Porque las que dejan trascender las fuentes oficiales ni siquiera alcanzarán a ser un maquillaje: refuerzo de planes sociales, diálogo con la Iglesia y créditos de Anses. Es posible que se mitigue parcialmente el hambre en los comedores comunitarios, pero ésa no es una respuesta. Lo que se necesita es poner en marcha la economía, recuperar fuentes de trabajo, orientar la actividad al crecimiento. Nada de esto está en los planes.

El Gobierno sostiene que “éste es el camino” y habla de reformas “estructurales” pero no las identifica porque, en rigor, son inexistentes.

Ahora va por el Banco Central en pos de su “independencia”, que no será más que la del gobierno y pasará a ser parte del “mercado”. De hecho, si se detiene la mirada en los objetivos que se le proponen las mejores intenciones quedan lejos: “enfocado en la misión primaria y fundamental de preservar la estabilidad de precios” (?) “Como mandatos secundarios, el BCRA deberá promover el crecimiento económico sostenido y contribuir a la estabilidad financiera”.

En otras palabras, promover el crecimiento económico sostenido es “secundario”, tanto como “contribuir a la estabilidad financiera”. Después están los objetivos de campaña como no financiar al Tesoro. Porque para colmo, interfiere la campaña nacional y suena a quimera plantear la necesidad urgente de confluir voluntades en un programa de consenso nacional que encauce las cosas.

En Misiones, la permanencia del criterio provincialista es la que mantiene las cosas en su lugar y permite afrontar las oleadas nacionales con relativo éxito. Relativo en tanto y en cuanto, la pobreza se enseñorea, otra vez como en décadas pasadas. Una pobreza que se había superado y contra la que se sigue combatiendo a diario. A nivel oficial y privado. De eso dan cuenta la presencia del gerente de Fcebook y los más de 300 emprendedores interesados en saber cómo promover su actividad. O El Reventón que abre la actividad comercial de abril.

Presentaron las ofertas para “El Reventón” 2019

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-