SEGUINOS

Salud

20 años del Día Mundial contra el Cáncer

En esta fecha se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, una jornada internacional para la concientización de la comunidad sobre el cáncer. Se estableció en el año 2000, con el propósito de dedicar un día a la difusión de medidas para la prevención, el control y la reducción de casos y muertes por esta enfermedad.

Cada año tiene una consigna para promover la acción personal, colectiva y gubernamental. En Argentina, el Instituto Nacional del Cáncer (INC) del Ministerio de Salud de la Nación se suma al lema 2020 #YoSoyYvoyA y destaca las medidas que existen y que todos podemos adoptar.

El cáncer es un conjunto de enfermedades relacionadas, donde las células empiezan a dividirse sin detenerse y se pueden diseminar a otros tejidos. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren, y células nuevas las reemplazan. En el cáncer, este proceso ordenado se descontrola. De esta forma, células que se dividen sin interrupción forman tumores malignos que pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo, invadir el tejido circundante y provocar metástasis en puntos distantes del organismo.

La transformación de células normales en células tumorales es un proceso en varias etapas, y se da como resultado de la interacción entre factores genéticos del individuo y agentes externos. Estos agentes externos pueden ser químicos -como los componentes del humo de tabaco, el amianto y el arsénico-, físicos -como las radiaciones ultravioletas e ionizantes- o biológicos -como ciertos virus-.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo y el 65% de esas muertes ocurre en países de bajos o medianos ingresos. Los tipos de cáncer que causan más muertes son el de pulmón, el hepático, el colorrectal, el gástrico y el cáncer de mama. Por estos motivos, es imprescindible garantizar la disponibilidad y el acceso a programas de detección temprana, ya que pueden reducir significativamente la carga de esta enfermedad; un gran porcentaje puede curarse mediante cirugía, radioterapia, quimioterapia o terapias biológicas dirigidas, si se detectan tempranamente.

El diagnóstico, tratamiento y el cuidado del cáncer, que podría salvar vidas, debe ser igual para todos, sin importar donde viva la persona, cuáles sean sus ingresos, su origen o su género. Algunas maneras de evitar o reducir desigualdades incluyen: señalar medidas de prevención para toda la población, proporcionar a los profesionales de la salud los conocimientos apropiados, aumentar la inversión en la investigación del cáncer y promover el seguimiento de la enfermedad a nivel nacional para dar forma a los planes de control que necesite cada país.

¿Cuál es la situación en Argentina?

Según las últimas estimaciones realizadas por la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer, en base a datos disponibles a nivel mundial, en el año 2018 nuestro país presenta una tasa de incidencia de 212 casos por 100.000 habitantes, teniendo en cuenta hombres y mujeres y todos los tumores a excepción de piel no melanoma. Este dato indica que estamos dentro de los países del mundo con incidencia de cáncer media-alta y corresponde a más de 125.000 casos nuevos de cáncer por año, con porcentajes similares en ambos sexos.

El INC cuenta con programas de detección dedicados especialmente a cáncer de mama, colorrectal y de cuello de útero. Además, elabora guías de práctica clínica para establecer las mejores opciones para la atención de los pacientes.

¿Qué podemos hacer cada uno desde nuestro lugar?

Todos podemos reducir nuestro riesgo de padecer cáncer. Un tercio de los cánceres más comunes se pueden prevenir adoptando un estilo de vida saludable, evitando la exposición al humo de tabaco o eliminando el hábito de fumar, reduciendo el consumo de alcohol, incluyendo en la dieta frutas y verduras, haciendo ejercicio físico. Si estos hábitos saludables se llevan a cabo en etapas tempranas de la vida, se reduce el riesgo de cáncer en la edad adulta.

La vacunación contra el virus de papiloma humano (VPH) de alto riesgo, para mujeres de 11 años o que nacieron a partir del año 2000 y para varones de 11 años y que nacieron a partir del año 2006, previene la infección por este virus que causa el 80% de los cánceres de cuello de  útero, ano, pene, boca o garganta. Es gratuita, obligatoria y está disponible en Centros de Salud y Hospitales Públicos.

También se recomienda a mujeres de 25 a 64 años realizarse el examen para detectar la presencia de VPH. Las mujeres que nunca tuvieron enfermedades en las mamas ni tienen antecedentes familiares ni síntomas deben realizarse una mamografía cada 1 o 2 años después de los 50 años, mientras que las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama deberán decidir con su médico cuál es el momento adecuado para comenzar con los controles.

Por último, tanto hombres como mujeres después de los 50 años pueden realizar el test de sangre oculta en materia fecal y/o una colonoscopía. El cáncer no sólo impacta en la salud física de las personas sino también en su salud emocional y psíquica. El apoyo social es valioso para las personas que lo padecen, familiares, y cuidadores. Es importante que hablemos del cáncer. Si actuamos ahora, millones de vidas pueden salvarse.

 

Fuente: Perfil.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-