Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Al fuego del chamamé, se puso en marcha el Corredor Cultural del NEA

Provinciales Cultura

Con sala repleta, los conciertos del Chango Spasiuk y Chamamé Kuña, dieron el puntapié inicial en el auditórium del Instituto Montoya. Estuvo presente el ministro de Cultura de la Nación, quien exhortó a “defender nuestra soberanía cultural”.

“Estamos aquí para la defensa de nuestra cultura; para el cuidado de nuestros patrimonios culturales” fueron las palabras que utilizó el ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, en su breve paso por el estrado del auditórium del Instituto Montoya, en lo que fue el puntapié inicial del Corredor Cultural del NEA, propuesta a su vez enmarcada dentro del Encuentro de Patrimonio Integral del NEA, que se está desarrollando –hasta el sábado inclusive- en el  Museo Regional Aníbal Cambas de la ciudad de Posadas.

Esto sucedía mientras los asistentes trabajaban en la puesta a punto del escenario para lo que sería la presentación del Chango Spasiuk y su gran banda. Momentos antes, culminaba el impecable concierto de Chamamé Kuña.  En ese interludio, también subió al escenario el ministro de Cultura Joselo Schuap junto a Patricia Herrera, presidenta del Consejo Federal de Cultura y Francisco “Tete” Romero presidente del iIstituto Del Ente NEA -y presidente del Instituto De Cultura de Chaco- y ante representantes del gabinete de Cultura de Nación y el resto de autoridades de esa virtuosa conjunción que emerge como el Norte Grande Cultural, nada menos que una forma de amalgamar las políticas culturales con un sentido de unidad entre las provincias, promoviendo la solidaridad y el federalismo. 

“Hay una ley vigente que vence el 31 de diciembre y si no se prorroga, caerán las asignaciones específicas de los fondos que garantizan el funcionamiento gran parte de los institutos culturales de la Nación, las bibliotecas populares, el  cine, el teatro, la música, y de una gran cantidad de organismos. Lo que está en juego es nuestra soberanía cultural” reafirmó el ministro Schuap en alusión a la mayor preocupación que atraviesa a todo el arco de la Cultura en Argentina.

En una noche gélida, la calidez surgió de la música y de las cientos de almas que colmaron las gradas del lugar, para llevarse como premio dos espectáculos de altísimo nivel. Primero y con una formación de ocho integrantes mujeres – la más joven de apenas 11 años-  Chamamé Kuña arremetió con un cancionero que incluyó logradas versiones de clasicazos como “Mi Corrientes Porá” (Martinez –Bayardo), “El cielo del albañil” (A.Tarragó Ros) y “Bajo el cielo de mantilla” (Teresa Parodi). A esas alturas, dicho público ya estaba encendido, entre sapucays, aplausos y algún que otro bailoteo entre las butacas, gozando y emocionándose con la inspirada perfomance de un conjunto musical que representa a un movimiento reivindicativo de la mujer como artista musical del género chamamecero.

Ese mismo público enfervorizado, abrazó como a un amado hijo pródigo, al acordeonista apostoleño, quien abrió con la inconfundible y profunda melodía de “Tristeza”, dando rienda así a un concierto que se extendería por más de una hora. Mixturando composiciones propias con himnos como “Siete higueras” (Abitbol/ E.Corrales), “Adiós Beatriz” (Cena- Maidana) y “Kilómetro 11″ (Cocomarola”), Spasiuk cautivó a un audiencia compuesta por personas que arribaron desde numerosos puntos de la provincia para disfrutar de este evento gratuito y a la vez, inolvidable.

En alguno de sus amenos intercambios con el público, entre anécdotas y consideraciones, Spasiuk celebró la realización del Encuentro de Patrimonio Integral del NEA, agradeció la posibilidad de un nuevo reencuentro con escuchas de la tierra colorada, y hasta se dio tiempo para lanzar un mensaje ambiental: “mucha gente cree que la calidad de vida pasa por tener un auto nuevo, o un buen celular. Calidad de vida es estar bajo la sombra de un árbol nativo. Cuidemos lo que tenemos”.

En el tramo final, brilló una versión de “Libertango” (Piazzolla), preludiando un cierre inevitable, con toda la gente de pie, en una ovación que se extendió incluso hasta que los músicos, tras el emocionado saludo de despedida, ya no estuvieron en el escenario.