SEGUINOS

POLITICA

Alberto Fernández felicitó a Putin por la vacuna contra el coronavirus

El presidente Alberto Fernández le envió una carta a su par de Rusia, Vladimir Putin, para felicitarlo por el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, luego de que ayer se anunció ese avance contra la pandemia.

Rusia se convirtió ayer en el primer país en aprobar una vacuna contra el coronavirus y declararla lista para su uso, sin embargo la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su cautela frente al anuncio y dijo que los científicos todavía deberán completar las revisiones que exige el organismo.

“Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad”, aseguró en conferencia de prensa el vocero de la OMS Tarik Jasarevic, quien salió de esa forma a relativizar el impacto del anuncio realizado en las últimas horas por el presidente ruso, Vladimir Putin.

“El medicamento fue sometido a las pruebas necesarias, demostró ser eficaz y ofrece una inmunidad duradera”, dijo Putin al hablar en vivo por teleconferencia con los ministros de su gabinete.

En ese marco, señaló que una de sus dos hijas adultas recibió dos inyecciones de la vacuna.

El Ministerio de Salud ruso, en tanto, dijo en un comunicado que se espera que la vacuna proporcione inmunidad contra el coronavirus hasta por dos años.

Los informes sobre la vacuna rusa se producen en medio de una febril carrera global para liderar la batalla contra la pandemia que ya produjo más de 20 millones de contagios y 734.000 muertes en todo le mundo, una carrera que libran las principales potencias -EEUU, China, Reino Unido, Rusia, Alemania- y cuyo resultado se espera que tendrá efectos sobre la geopolítica y la hegemonía mundial.

Rusia no publicó datos científicos sobre sus pruebas de vacunas y los críticos dicen que el impulso del país por una vacuna se produce en medio de la presión política del Kremlin, que desea mostrar a Rusia como una fuerza científica mundial.

Sin embargo, los científicos rusos y extranjeros han hecho sonar la alarma de que la prisa por comenzar a usar la vacuna antes de los ensayos de fase 3, que normalmente duran meses e involucran a miles de personas, podría ser contraproducente.

Los funcionarios rusos han dicho que la producción a gran escala de la vacuna comenzará en septiembre y que la vacunación masiva puede comenzar ya en octubre.

En este contexto, el vocero de OMS Tarik Jasarevic, señaló durante una conferencia virtual desde Ginebra, que “necesitamos seguir invirtiendo y acelerando el desarrollo de tratamientos y vacunas sanas y efectivas que nos ayuden a reducir las transmisión y las muertes por Covid-19 en el futuro. Pero apresurar el progreso no quiere decir arriesgar la seguridad”, acotó.

“Acelerar el desarrollo de la vacuna conlleva seguir los procesos de pruebas, manufactura y logística”, afirmó Jasarevic.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-