SEGUINOS

TURISMO

Anuncian que varias aerolíneas internacionales no volverán a Argentina después de la cuarentena

El representante de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) para la región, Peter Cerdá, confirmó que muchas empresas seguiran el ejemplo de Air New Zealand, que ya anunció el cese de su ruta Buenos Aires-Auckland.

El miércoles se dio a conocer que varias entidades que reúnen a las empresas de servicios aéreos protestaron por la decisión de permitir volar (y de vender pasajes) a partir del 1 de septiembre en la Argentina y, mientras muchos piden que el cese de actividades sea paralelo a la duración de la cuarentena, las críticas siguen llegando.

A través de un comunicado, el vicepresidente de IATA, Peter Cerdá, anunció que “varias aerolíneas internacionales no volverán a la Argentina en mucho tiempo”, como consecuencia directa de esta medida.

En su carta, enviada desde la sede en Miami a varios ministerios locales, el directivo señala que la medida no solo pone en riesgo la continuidad de las operaciones por el daño económico que implica, sino que “contradice los acuerdos bilaterales” firmados por la Argentina y “opera contra el consenso generado en el sector para avanzar hacia un plan de reactivación global”. La misiva insta al Gobierno a reconsiderar lo definido en las resoluciones 143 y 144 de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

En declaraciones al La Nación, Cerdá analizó que “hay 180 países que tomaron medidas concretas y cerraron total o parcialmente sus fronteras. El 87 % de las operaciones regulares a nivel mundial está afectada y la mayor parte del movimiento es carguero. Pero ningún país en el mundo tomó la decisión de tener a los aviones en tierra hasta septiembre”.

“Menos en América Latina, que carece de infraestructura moderna de trenes y buenas carreteras; allí el servicio aéreo es fundamental. La mayoría de los países aplican cierres de fronteras cada 15 o 20 días. En Europa se están abriendo parcialmente las restricciones y en su continente son hasta el 15 y el 30 de mayo”, agregó.

Si bien se entiende la intención de proteger los intereses de los consumidores, destaca que los efectos económicos de la medida serán muy graves porque las aerolíneas no podrán generar ingresos en un período superior a los cuatro meses, con el consiguiente riesgo para los 329.000 empleos del sector en el país y hasta pone en peligro la continuidad del servicio de transporte aéreo, tal es el caso de Air New Zealand, que no volverá a tocar los aeropuertos argentinos.

 

 

Fuente: Weekend/Perfil.

Descargar Semanario Seis Páginas
-