SEGUINOS

POLITICA

Aporte solidario de las grandes fortunas: según Pastori, “para las Pymes esta es una segunda pandemia”

El diputado nacional Luis Pastori (Juntos por el Cambio) fue particularmente duro contra el aporte solidario y extraordinario propuesto por el Gobierno nacional, al que consideró lisa y llanamente un impuesto.

Arrancó parafraseando a Marta Nercellas, exabogada de la DAIA en el juicio por el atentado a la AMIA, al señalar que “este proyecto en tratamiento es uno más de los tantos agravios a la Argentina por parte de un Gobierno que recurre a los eufemismos para vestir de épica todo lo que acomete, y en especial aquellas cuestiones cargadas de un absurdo neologismo, con un sesgo claramente antiempresas y antiinversiones”.

Para Pastori, “no cabe ninguna duda que estamos en presencia de un nuevo impuesto, por cumplir con todos los conceptos que lo integran: surge de la ley, es coactivo, obligatorio, no es voluntario y está destinado a un fin público”. Así las cosas, concluyó que “es un impuesto, no le busquen la vuelta, es un impuesto”.

“Empezamos muy mal si arrancamos pretendiendo engañar desde el título: que esto no sería un impuesto, sino un pariente cercano que vino de visita por única vez y al que tenemos que cobijar tolerando sus buenas intenciones”, ironizó, remarcando que “estamos ante un actuar malicioso y tramposo” de parte del Gobierno.

Además, el misionero agregó: “Siendo un impuesto de tipo directo, cuya potestad originaria corresponde a las provincias -artículo 75, inciso 2 de la Constitución nacional-, en este caso todo lo recaudado, contrariando el principio general de que todo impuesto es coparticipable va a ir a Nación, Es un impuesto grosero, mal diseñado, con serias falencias de técnica legislativa tributaria, que grava capital de trabajo”.

Asimismo, el diputado de Juntos por el Cambio adelantó que “para las PyMEs y el empleo, este impuesto es una segunda pandemia: le pega de lleno a las PyMEs agroindustriales, fabriles, industriales y de servicios, motores fundamentales de la generación de empleo. Le pega al campo, al gravar los inmuebles rurales sin mínimo no imponible que quede exento, y sin desgravar tampoco las viviendas de uso familiar”.

“¿Qué están buscando? ¿Qué se sigan yendo las empresas y los empresarios de la Argentina? ¿No se dan cuenta que están conspirando contra el éxito de su propio Gobierno, al que dicen defender, ralentizando la recuperación económica?”, se preguntó el legislador. (parlamentario.com)

Descargar Semanario Seis Páginas
-