SEGUINOS

Justicia

Asesinato de Angélica Ramírez: “Bourscheid está preso por un crimen que no cometió y se está muriendo”

El licenciado en Criminalística Raúl Zajaczkowski, quien trabajó como perito de parte en la causa por el asesinato de Angélica Ramírez (14), ocurrido el 27 de septiembre de 2012 en Puerto Rico, sostuvo que al condenado a perpetua por ese hecho, Francisco Bourscheid (55), le “plantaron” pruebas y que está pagando en prisión por algo que no hizo.

“Está preso por un crimen que no cometió y se está muriendo, porque sufre un problema en los riñones. Para él no hubo justicia”, indicó el experto en una entrevista con el programa Crimen y Justicia, que se emite por Canal 6 Digital.

Zajaczkowski, quien por más de 25 años trabajó para la Policía provincial y luego pasó a la actividad privada, sostuvo que hubo “errores graves en la investigación” y que se omitieron elementos que sostenían la coartada del panadero Bourscheid.

“La pericia oficial indica que encontraron una gota de sangre de la víctima en la plantilla de una zapatilla del acusado. Ahora bien, si él masacró a la chica, cómo no encontraron más sangre que esa, y teniendo en cuenta que el hombre usó ese calzado en días posteriores al hecho y en jornadas de intensa lluvia, donde recorrió las colonias de Puerto Rico repartiendo pan. Pese a esas condiciones, esa gota, para los peritos, quedó en la plantilla. Es algo hasta milagroso”, sostuvo.

El perito también sembró dudas acerca de un cotejo entre la plantilla de la mencionada zapatilla y una huella que supuestamente apareció cerca del lugar donde apareció el cuerpo salvajemente golpeado de la adolescente.

Zajaczkowski aseguró que se restó importancia de otros indicios encontrados cerca del cuerpo de Angélica: vellos públicos, una botella y saliva. “Tampoco se analizó como corresponde las marcas de los neumáticos de un vehículo que estacionó en la zona. Nunca se comparó esas huellas con los neumáticos de la camioneta con la que Bourscheid hacía los repartos”, agregó.

Sostuvo que tampoco se prestó atención a algunas testimoniales que favorecían al sospechoso. “Él se encontró con un amigo y charló largo rato con él. Estaban cerca de su camioneta y hay gente que los vio. También hay un vecino que vio que estuvo en su residencia la noche del hecho y que no salió, que luego de volver de su trabajo no volvió a sacar la camioneta”, detalló.

Para el experto, la única esperanza del condenado es una revisión por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, porque el Superior Tribunal de Justicia de Misiones ya dejó firma la sentencia que pesa sobre Bourscheid.

Descargar Semanario Seis Páginas
-