SEGUINOS

Justicia

Asesinato de Víctor: la familia está conforme con la investigación, pero quiere ver tras las rejas a todos los policías investigados

La familia de Víctor Márquez Dos Santos (16), ejecutado de un balazo en la cabeza en agosto del año pasado en Santa Ana, está conforme con la macha de la investigación del caso, pero no con la decisión judicial de mantener en prisión sólo a uno de los tres policías imputados que tiene la causa.

El adolescente fue hallado sin vida el pasado sábado 24 de agosto de 2019, cerca de las 7, en un camino lindante a la Escuela Comercio 10 de Santa Ana. El chico iba de su casa a una iglesia donde tenía previsto ayudar para cocinar un loco cuando lo mataron de un balazo en la cabeza.

“Lo último que sabemos es que tienen todo para que la causa sea elevada a juicio”, indicó Eliana Márquez Dos Santos, hermana de Víctor en una entrevista con Crimen y Justicia, el programa de temas policiales y judiciales que se emite por Canal 6 Digital.

La joven admitió que “con la investigación estamos conformes, pero no que haya dos imputados en sus casas. Eso no fue bueno. No nos agradó el hecho de que el oficial que ese día estaba a cargo de la comisaría no haya sido investigado, porque creemos que estaba al tanto de todo. Es más, lo pusieron al frente de otra seccional, en Puerto Iguazú”.

Eliana aseguró que tras el crimen “se destaparon otras cosas irregulares en la comisaría. También la presión que metían para que los vecinos que son policías no apoyaran las marchas que hacíamos en reclamos de justicia”.

“No pudimos hacer más movilizaciones por el tema de la pandemia del coronavirus. Después de las marchas, salíamos a repartir volantes en las rutas. Todo eso se frenó”, reconoció.

Sobre otros aspectos del caso en los que se podría profundizar, la chica comentó: “Decían que mi hermano estaba con otros chicos cuando sucedió todo. No sabemos quiénes son. Pero creemos que no hablan por miedo. Se escuchan distintas versiones, sobre el destino del teléfono de mi hermano”.

“Estamos convencidos de que él vio algo que no tenía que ver. Él había salido ese día hacia una iglesia que está a cuatro cuadras de casa y donde lo mataron se encuentra a diez. Eso nos deja la interrogante de cómo llegó hasta ese lugar. El informe de geolocalización del teléfono dio que los policías que están sospechados estaban justo en ese lugar. Marca el recorrido que hicieron y que terminaron en ese sitio”, confió.

“Los cuatro que estuvieron en la patrulla tenían que estar detenidos. También el oficial que estaba al frente de la comisaría esa noche. Esa persona jamás nos respondió una pregunta”, remató.

En abril de 2020, el juez de Instrucción Dos de Posadas, Juan Manuel Monte, le dictó la prisión preventiva al oficial Deibid V. (32), de cuya arma reglamentaria, según la pericia, salió el disparo que acabó con la vida de Víctor.

En tanto dispuso que los suboficiales Matías A. (30) y Rubén N. (43) volvieran a sus casas, aunque ligados a la causa. Ellos tienen que cumplir una serie de restricciones que dispuso el magistrado: prohibición de salir del país, de establecer contacto entre sí y de acercarse a la familia del joven asesinado.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-