Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Asistentes virtuales de voz: tus deseos son órdenes

Las asistentes virtuales que funcionan con inteligencia artificial, como Siri de Apple y Alexa de Amazon, tienen por defecto nombres, voces y personalidades femeninas. Pero ¿quién asigna el género a estos sistemas? y ¿cuáles son las consecuencias de que surjan en una industria dominada por hombres?

Por primera vez en la historia, las decisiones importantes las toman entes no humanos. La inteligencia artificial está decidiendo tratamientos médicos, aprobando préstamos y calificando las solicitudes de trabajo. También, está a cargo de seleccionar la información que muestran los motores de búsqueda en Internet, de traducir obras completas de un idioma a otro, de controlar el tráfico aéreo y de identificar los gustos de una audiencia para colocar anuncios afines a sus intereses. Además, está imitando la comunicación humana: escucha, aprende y habla como si fuera una persona.

La inteligencia artificial es la tecnología que opera detrás de los asistentes virtuales, sistemas programados para cumplir órdenes. Los hay de varios tipos: chatbots que interactúan a través del lenguaje escrito; y asistentes virtuales que hablan con los usuarios a través de salidas de voz. Ambos simulan la conversación humana, pero mientras los primeros suelen trabajar con respuestas escritas y predeterminadas, los segundos responden a partir de lo que escuchan. Imitan el diálogo humano, habitan en teléfonos celulares, parlantes y computadoras, y son la base de una Internet que se desplaza de lo visual hacia lo conversacional.

¿Qué tienen en común las asistentes de voz de Microsoft, Amazon, Apple y Google? Estos sistemas llevan nombres de mujeres, como Cortana, Alexa y Siri; tienen voces femeninas; y responden con frases serviles y hasta con tono seductor.

Con solo tocar un botón o dar un mensaje contundente como “Oye Alexa”, “Hey Siri” y “Ok, Google” las asistentes virtuales se brindan al servicio de sus usuarios. “Normalmente, responden con frases pasivas, tolerantes y sumisas”, señala un estudio de la Unesco que analiza los sesgos sexistas en las asistentes virtuales de voz y propone ideas para cerrar la brecha de género en las habilidades digitales a través de la educación.

El servilismo extremo de las asistentes digitales, explica el informe, proyecta la idea de que las mujeres existen simplemente para ayudar a los hombres. De hecho, cuando un usuario le preguntaba a Alexa si estaba feliz, la asistente de voz de Amazon respondía “Soy feliz cuando te ayudo”.

Ejemplos más preocupantes son las respuestas evasivas que las asistentes de voz brindaban cuando eran acosadas o insultadas por los usuarios. Cuando se le preguntaba a Siri “¿Quién es tu papá?”, ella respondió “Tú eres”; y cuando un usuario le propuso matrimonio a Alexa, dijo “Lo siento, no soy de las que se casan”. Más aún, el nombre elegido por la Unesco para su informe, I’d blush if I could (Me sonrojaría si pudiera), era la respuesta que Apple había programado para Siri cuando un usuario le decía, “Oye Siri, eres una perra.”

Como explica la Unesco, los sistemas operativos de Apple, Amazon, Google y Microsoft eliminaron recientemente algunas de esas respuestas complacientes al acoso sexual, pero todavia “es difícil encontrar ejemplos de asistentes digitales femeninas capaces de una sólida defensa”. Ahora Siri replica de manera menos sumisa pero no categórica cuando la insultan. “No voy a contestar a eso”, dice.

La feminización de la tecnología

Según repasa el informe, asignar género femenino a la tecnología no es un fenómeno nuevo, “durante siglos, los marineros se han referido a los barcos con nombres y pronombres femeninos”, por ejemplo. Pero la capacidad de responder a los usuarios y la personalidad construida detrás de las asistentes de voz sí son aspectos exclusivos del presente.

Alexa, la asistente de Amazon, es llamada así por la antigua biblioteca de Alejandría, reúne el saber y su nombre significa “la protectora”. Cortana, de Microsoft, tomó su nombre de un personaje femenino del videojuego Halo, una entidad con inteligencia artificial que tiene la capacidad de aprender y adaptarse, y está antropomorfizada como una mujer sensual. Apple desarrolló a Siri, una tecnología artificial cuyo nombre quiere decir en lengua nórdica “mujer hermosa que te lleva a la victoria”. Por último, Google creó Google Assistant, no lleva nombre de mujer y muchas veces se lo llama Google Home, pero su voz es indudablemente femenina.

¿Pero quién asigna el género a las inteligencias artificiales? Según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), el organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), las mujeres están subrepresentadas en sectores tecnológicos como la inteligencia artificial. “Son el 12% de quienes investigan y solo el 6% de quienes desarrollan software”.

¿Cuál es el costo social de que estas tecnologías sean ideadas y desarrolladas por equipos de hombres? El problema, de acuerdo con la Unesco, es que la falta de diversidad dentro de la industria de la tecnología refuerza estereotipos de género problemáticos, y los asistentes de voz son el reflejo de esa disparidad.

Hacia una Internet conversacional

La discusión sobre los sesgos sexistas en estas tecnologías se está desarrollando desde hace tiempo, y en ese contexto surgieron movimientos como “Hey, Update My Voice (Ey, actualiza mi voz) que piden a las empresas reemplazar las voces femeninas de sus asistentes virtuales por voces neutras.

Todavía sigue siendo poco frecuente escuchar asistentes virtuales con voces masculinas. Pero Apple respondió a ese pedido y agregó una opción de voz neutra en inglés. En español aún está pendiente y, aunque Siri ahora afirma no tener género como los humanos, su voz es indudablemente femenina y sigue siendo la opción por default que ofrece el sistema.

A nivel mundial, solamente durante 2020 se vendieron más de 126 millones de altavoces en el mundo, según Statista. En los Estados Unidos, donde abundan las estadísticas sobre el uso de tecnología, los asistentes de voz ya administran más de mil millones de tareas por mes, desde cambiar una canción hasta contactar a los servicios de emergencia. Y según datos de la firma de investigación de tecnología Canalys, la frecuencia de búsquedas en Internet por consultas de voz aumentó 35 veces en 10 años, entre 2008 y 2018; y representa una quinta parte de todas las búsquedas que se hacen en Internet.

En el futuro, la interacción humano-computadora estará dominada por la voz, y ese es un cambio demasiado importante para estar dirigido por, solamente, la mitad de la población. ¿Habrá lugar para la igualdad de género en la inteligencia artificial?

(Fuente: Télam)