Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Atraparon en Eldorado a mujer que asesinó a su propio hijo en Brasil

Provinciales

Luego de permanecer prófuga de la Justicia brasilera desde octubre del 2021 cuando se fugó de la prisión estatal de Santo Antonio, Fernanda Fidelina Vázquez fue detenida este miércoles en Eldorado, luego de que Damián Figueredo (29), padre de Alexander, la victima e hijo de la asesina, la ubicara en la casa de su hermana el kilómetro 4 de Eldorado y avisara a la Policía.

En diciembre del 2021, Vázquez fue condenada a 34 años, dos meses y dos días de prisión en régimen cerrado, por un Tribunal de la Justicia del Estado de Paraná en Brasil, por los delitos de tortura y homicidio agravado, por la razón inútil, medio cruel y un recurso de apelación que imposibilitó la defensa de la víctima, Alexander Martín Figueredo, su hijo de tan solo 3 años. La asesina se había llevado al niño sin autorización de su padre hacia el vecino país.

Pablo Alves de 24 años, pareja en ese entonces de la condenada, fue sentencia 37 años de prisión en idéntico régimen.

El fatídico hecho

Se conoció en abril del 2020 que el pequeño Martín Alexander Figueredo había sido llevado en grave estado al Hospital Municipal Dionisio Cerqueira, con signos de haber recibido golpes en distintas partes del cuerpo. La madre del menor y su pareja Pablo Alves dijeron que el chico se había golpeado como consecuencia de un accidente doméstico, pero ante la gravedad de las heridas en todo el cuerpo, los investigadores de la Policía Civil los detuvieron preventivamente, suponiendo lo que mas tarde se iba a confirmar.

La autopsia confirmó que había sufrido politraumatismo de cráneo, hemorragia abdominal aguda debido a la rotura del hígado y del riñón, contusión en el pulmón izquierdo y que la causa del deceso habrían sido las hemorragias internas, lo que comprobó el calvario que vivió el pequeño

Luego la madre y padrastro del niño confesaron que lo golpearon y que lo hicieron porque lloraba y pedía comida.