SEGUINOS

POSADAS

Bomberos Voluntarios reponen equipos y refuerzan áreas para fortalecer el combate de incendios forestales de gran magnitud

Después de un 2020 muy exigente, con una seguidilla de incendios que afectaron a reservas naturales como la Biósfera Yabotí y los valles del Cuñá Pirú y del Yabebirí, además de cientos de terrenos privados, los bomberos voluntarios están reponiendo fuerzas. “Uno de los temas principales es reponer elementos y equipamientos que se han deteriorado en los últimos meses con el trabajo derivado de la grave sequía”, indicó el presidente de la Federación Misionera de Bomberos Voluntarios, Waldemar Laumann.

“Ha sido difícil el trabajo, por la cantidad de hechos que se registraron. Vimos que hay reforzar varias áreas para el combate de incendios forestales, sincronizar la tarea con otros entes que son también partícipes. Buscamos técnicas nuevas para combatir incendios”, reconoció.

Laumann señaló que “en el interior se ha trabajado muchísimo en la mitigación de incendios de vegetales: capueras, bosques naturales, cultivados y otros espacios”.

Aseguró que las últimas lluvias “son un alivio momentáneo. Estaba previsto que la sequía se extienda hasta fines de marzo. Hay que ver cómo se comportan las napas, porque uno de los problemas gravísimos que tenemos son los recursos hídricos. Si no tenés agua, es misión imposible”.

“Las instituciones que estamos en esto trabajamos con la escuela de cadetes, para que conozcan los principios de una asociación de bomberos. Lo primero que remarcamos es que nosotros somos parte de una comunidad, a la que nos debemos”, explicó.

Laumann destacó que “la juventud y el personal femenino se sumaron en gran medida y le dio mucha fuerza a las instituciones. Proyectamos un futuro mejor”.

“Pregonamos las capacitaciones. Lo ideal es que sea presencial, pero por la pandemia hay muchas restricciones y todo se concreta de manera virtual”, remató.

Descargar Semanario Seis Páginas
-