SEGUINOS

DEPORTES

Cada jugador es un mundo y se atiende su formación en forma integral, señala Tobio

El licenciado en trabajo social y responsable del Departamento Social del Club Independiente Diego Tobio dijo que encaran los procesos formativos de los jugadores, tanto infantil como juvenil, de modo integral. “No es sólo atender la parte técnica, táctica y estratégica sino que también todo lo que tenga conexión formal o informal con el acceso al sistema de salud o la recreación o los vínculos familiares y comunitarios. Toda la trama que está detrás de cada historia, de cada chico es la que tenemos que descubrir para poder activar acciones que potencien la carrera del futbolista”, describió.

En declaraciones exclusivas a C6Digital, hizo notar que la sociedad es adulto centrista y resulta imprescindible que el niño, el adolescente se sienta escuchado, atendido, comprendido. Indicó que en este tiempo de pandemia articularon con municipios de Buenos Aires y de otras Provincias   además de lanzar una línea de capacitaciones virtuales para los técnicos y los profesores; escribir algunos artículos para sociabilizar y visibilizar el trabajo social dentro del mundo del fútbol”.

Comentó el caso de un joven de Misiones que había apostado a quedarse en Buenos Aires para seguir entrenando y luego quedó varado. “Y tuvimos que hacer todo lo que fue la declaración jurada y toda la logística para que pueda regresar al lugar de origen con su familia. Estoy hablando de Patricio Ostarchuk, y lo menciono porque sé que está mirando el programa, porque es un seguidor de este programa”.

Hubo situaciones distintas que demandaron distintas reacciones, porque las problemáticas cambian según el lugar de origen del jugador. Citó el caso de un joven que no tenía acceso a Wi Fi y los datos debían compartirlos entre los miembros de la familia y entre las tareas educativas y las del entrenamiento.

 

“En este mundo infantojuvenil a veces lo que está faltando es comprensión, escuchar atentamente  y ver qué le está sucediendo al otro”, para indicar que los chicos han dado cumplimiento a sus obligaciones escolares, inclusive aprobando materias adeudadas, pero ciertamente “lo    que más desvela a los pibes es volver a entrenar, estar con sus compañeros, con la pelota”.

 

Observó que “la historia que hay detrás de cada jugador es única e irrepetible, no hay dos iguales  y en ese sentido nosotros trabajamos mucho lo personal, la empatía, la confianza. A mí no me interesa cómo juegan al fútbol, lo que me interesa tener la confianza con ellos para que vengan y me digan qué problemas tienen para sortear los obstáculos”.

Admitió que el regreso a los entrenamientos significará otra vez el despegarse de los lazos familiares, de amistad, del lugar de origen para volver a la gran ciudad que es Buenos Aires, pero también está el sueño de una carrera, de ser jugador de primera.

 

Desde adentro: Cómo es el trabajo social que hace Independiente con sus juveniles en tiempos de pandemia

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-