SEGUINOS

Salud

Cáncer infantil: se detectan unos 1.400 casos por año en Argentina y el 80% se cura

La enfermedad cáncer suele estar acompañada de malos presagios. Pero cuando afecta a un niño, aunque pueda parecer terrible, es cuando más posibilidades de curación se tiene. La detección temprana, el tratamiento adecuado y el cuidado integral del paciente hacen que la posibilidad de cura pueda llegar hasta más del 80 por ciento.

El cáncer en pediatría tiene una incidencia muy baja en niños. En Argentina se diagnostican aproximadamente 1400 casos de cáncer infantil al año, es decir que entre tres y cuatro niños y niñas menores de 15 años son diagnosticados por día. De todos ellos, cuatro de cada cinco pacientes que reciben el tratamiento adecuado, se curan.

Según el Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino (ROHA), entre los años 2000 a 2017 se registraron 24.117 niños menores de 15 años con patología oncológica. Esto significa un promedio de 1340 casos nuevos de cáncer diagnosticados en menores de 15 años por año. O que es lo mismo, 4 casos por día.

Así, la incidencia de cáncer pediátrico en nuestro país es aproximadamente de 140 nuevos casos por cada 1 millón de niños entre 0 y 14 años. Cerca del 40% de ellos es atendido en el Hospital Garrahan, lo que significa unos 500 nuevos casos por año para la institución pediátrica. El Garrahan cuenta con un Centro de Atención Integral del Paciente Hemato-Oncológico (CAIPHO), donde los resultados de sobrevida a los tratamientos superan el 70%, una cifra que iguala al hospital con los mejores centros oncológicos mundiales.

La mayoría de los tipos de cáncer infantil se puede tratar con medicamentos, cirugía, radioterapia y quimioterapia. El diagnóstico precoz es fundamental para aumentar las probabilidades de tener un pronóstico favorable. Por eso, los especialistas insisten en que ante cualquier síntoma fuera de lo común, los padres deben consultar con el pediatra, y no descartar ninguna posibilidad.

“Cada vez existen tratamientos más eficaces para los cánceres sobre todo en la edad de la infancia y la adolescencia, consiguiendo un aumento de las tasas de supervivencia de los pacientes. Consultar y confiar en el oncólogo, es fundamental para detectar los primeros signos y síntomas, para actuar sobre su aparición” explicó a Infobae el doctor Isaac Fleischer (MN 36.675), oncólogo del Sanatorio Finochietto.

Muchos de los síntomas del cáncer en niños pueden deberse también a otras causas, y la mayoría de las veces estos síntomas no son causados por el cáncer. No obstante, si su hijo presenta cualquiera de ellos, es importante que un médico le examine para que se pueda determinar la causa y recibir tratamiento de ser necesario.

Posibles síntomas que ameritan una consulta al médico:

• Fiebre, pérdida de peso y apetito, palidez, fatiga, sangrados o moretones de fácil aparición, persistentes e inexplicables.

• Bultos en abdomen, pelvis, cuello y cabeza, extremidades, testículos, ganglios.

• Dolor en huesos, articulaciones, espalda y fracturas fáciles.

• Manchita blanca en el ojo, estrabismo, ceguera o pérdida de visión, protuberancia del globo ocular.

• Signos neurológicos como cambios de conducta, trastornos de equilibrio, marcha, dolor de cabeza, agrandamiento de la cabeza.

• Vómitos por la mañana, estados febriles recurrentes no relacionados con infecciones

Todo el año pasado, desde el inicio de la cuarentena, los pacientes oncológicos infantiles debieron asistir igual a los centros de salud para su tratamiento. “Los niños con cáncer fueron uno de los grupos que no tuvo opción de hacer la cuarentena en esta pandemia por COVID-19. Estos niños y sus familias debieron continuar con esta lucha”, explicó la doctora Mariana Varela, Jefa del Servicio de Hemato-Oncología Infantil del Hospital Universitario Austral.

Según un informe del ROHA del Instituto Nacional del Cáncer (INC), en el período del 23 de abril del 2020 al 23 de enero del 2021 se registraron 324 casos confirmados de COVID-19 en pacientes oncopediátricos en la Argentina. Entre diversos ítems, el ROHA destaca que, del total, un 45% fue asintomático y que las defunciones ocurridas en pacientes con COVID-19 no fueron precisamente por el coronavirus.

Frente a los cuidados a tener en cuenta por el coronavirus, la doctora Varela aseguró que “los niños con cáncer son de riesgo por su estado de inmunosupresión, por lo que es muy importante continuar con los cuidados y cumplir con las medidas de prevención, tanto el niño como sus familias y cuidadores”.

La especialista detalló que una de las peores cosas que trajo la pandemia fue no poder abrazar a esos padres a los que se les da una noticia de tal magnitud. “Esta pandemia nos quitó lo más hermoso que es la posibilidad de la contención que tanto se necesita en esta especialidad”, aseguró.

En este tiempo, el coronavirus generó miedo al contagio. Varela explicó que hubo “diagnósticos oncológicos con enfermedades muy avanzadas, muchas veces ya con enfermedad a distancia, por falta de consultas pediátricas, por miedo a consultar a emergencias o incluso por centros cerrados”. Por eso, es fundamental que no se abandonen los controles de salud para poder tratar a tiempo las diversas patologías.

La leucemia aguda encabeza la lista de esta enfermedad maligna en pediatría. Se diagnostican entre 450 y 550 casos, de los cuales más de la mitad logran curarse en centros de alta complejidad (Shutterstock)
La leucemia aguda encabeza la lista de esta enfermedad maligna en pediatría. Se diagnostican entre 450 y 550 casos, de los cuales más de la mitad logran curarse en centros de alta complejidad (Shutterstock)
Los espacios para los chicos con diagnóstico de cáncer permiten que el tratamiento sea más agradable.

Pero la pandemia hizo que no se puedan habilitar las distintas áreas. “Sin dudas, lo más difícil es el aislamiento, no poder ver a sus familiares y amigos, incluso dentro del hospital. La Sala de Juegos Terapéutica tan linda que tenemos, que invita a que el tratamiento sea menos doloroso, debió estar cerrada; el Hospital de Día, que fue creado para pasar quimioterapia jugando, se había convertido en un hospital triste y silencioso”, concluyó la especialista.

Para tomar concientización de esta enfermedad, este años la iniciativa #AmarilloxEllos propone varias acciones online en simultáneo y lanza un video de concientización que muestra cómo nuestras pequeñas acciones hacen la diferencia.

La campaña apunta a que cada persona pueda elegir su forma de ayudar y de aportar desde su lugar. En la web podrán enterarse de qué manera aportar a esta causa.

Sumá tu pequeña acción a favor de los niños, niñas y adolescentes con cáncer ¿Cómo?

● En redes, la propuesta es subir fotos con alguna prenda de vestir, objetos, accesorios o lo que tengan a mano, de color amarillo en posteos o en stories y sumar el hashtag #AmarilloxEllos

● Comprar barbijos alusivos a la campaña para colaborar a la financiación de nuestros proyectos.

● Colaborar con la confección de una peluca que serán entregadas de forma gratuita a niñas y adolescentes que atraviesan un tratamiento oncológico. Se puede donar pelo, hacer un aporte económico, donar pelucas en desuso, máquinas de coser, hilos e insumos.

● Apadrinar un sueño: dentro del proyecto Contá con Ache se cumplen distintos sueños a niños, niñas y adolescentes que estén transitando un tratamiento médico complejo o se encuentren en instancia de cuidados paliativos. Entre ellos, conocer a futbolistas, cantantes, recibir insumos tecnológicos, rodados en diferentes modelos y otro tipo de juegos.

● Donar un cuento “Ache, abrazo compartido”, una herramienta didáctica y literaria para transmitir un tema tan difícil como la enfermedad en un niño, habilitando las emociones y sentimientos para hablar del tema con nuestro entorno afectivo.

● Donar una consola de videojuegos usada para que los chicos y chicas puedan entretenerse mientras permanecen internados debido al tratamiento.

Descargar Semanario Seis Páginas
-