SEGUINOS

Justicia

Caso Ovando: esperan un veredicto “que priorice el sentido profundo de justicia”

Acerca de la causa judicial contra María Ovando, Marcos Laurindo y Lucas Ferreira, por el presunto abuso de dos menores que se tramita ante el Tribunal Penal N° 1 de Eldorado, la Junta Promotora de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Misiones emitió un comunicado de prensa en el cual consideró “que de ninguna manera este proceso debería reflejar una mirada social, cultural y de género sesgada, discriminatoria y elitista por parte de la justicia penal misionera”.

Comunicado

En relación al juicio que se encuentra tramitando ante el Tribunal Penal N° 1 de Eldorado contra María Ovando, Marcos Iván Laurindo y Lucas Ferreira por el supuesto abuso de dos menores, la Junta Promotora de la APDH Misiones entiende que de ninguna manera este proceso debería reflejar una mirada social, cultural y de género sesgada, discriminatoria y elitista por parte de la justicia penal misionera. La criminalización de la pobreza, junto a la mentalidad patriarcal que resulta ser persistente en el sistema judicial, vuelve a poner a María Ovando, por su condición de mujer y madre pobre, en un lugar de enorme tensión jurídica.

Como APDH Junta Promotora Misiones entendemos necesario dar cuenta de nuestra preocupación y el rechazo ante la sucesión de lo que hasta ahora podríamos definir como “falencias” procesales registradas en este caso, las que desembocan en la violación de derechos básicos de los imputados, como el principio de inocencia y el de legítima defensa, entre otros. A modo solo de ejemplo, es de destacar que desde el momento de la denuncia, en el año 2015, los tres imputados fueron privados de su libertad, la que en el caso de los hombres se sostuvo durante casi cinco años. Pese a que al momento de los hechos ambos eran menores de edad, no fueron remitidos al fuero juvenil, sino directamente al de adultos. Estos jóvenes fueron privados de su libertad durante cinco años por un delito que la justicia aún no demostró que hayan cometido y que, todo indica, tampoco el tribunal podrá demostrar en esta instancia del juicio.

Por su parte, María Ovando ya es un emblema de los abusos de una justicia patriarcal, machista y elitista, que convierte a las víctimas del abandono del Estado (los pobres), en delincuentes per se.

El Estado, que no es preciso a la hora de invertir en políticas sociales específicas, es el mismo que gasta cuantiosos recursos públicos en perseguir, juzgar y condenar a los pobres. En esta paradoja del drama social, el poder judicial es la herramienta que perpetúa la supremacía social y el sometimiento de género sobre miles de personas que transitan el sistema penal en criticables condiciones procesales.

La APDH, Junta Promotora Misiones, espera por un veredicto en el que se priorice el sentido profundo de justicia, el respeto irrestricto de los Derechos Humanos y el carácter reparador del Estado ante el daño perpetrado por sus agentes.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-